portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

La Chinita, virgen de Chiquinquirá

Corre la leyenda entre el calor ardiente de las gaitas (música típica de la región del Zulia, Venezuela) y la frescura espiritual del hermoso lago de Maracaibo. Sus maravillosas aguas tuvieron el privilegio de transportar una significativa tablita...

Por esos tiempos (quizás en los albores del 1700, no se conoce con exactitud el año) muchas mujeres sencillas se reunían a orillas del lago para lavar la ropa de la familia.
Se encontraba un día, una humilde mujer terminando de lavar cuando observó flotando sobre las aguas del lago una tablita. Decidió recogerla pues le serviría para tapar la tinaja de agua que tenía en su vivienda.

Al día siguiente, estaba la mujer entregada a sus quehaceres domésticos cuando escucha varios golpes (como el sonido de alguien tocando a una puerta). No le da importancia y sigue con su trabajo pero los golpes continúan haciéndose más persitentes. Al acercarse al sitio de donde provenían los golpes comprueba con asombro que venían de la tabla que reposaba sobre la tinaja haciendo las veces de tapa. Al observarla con detenimiento notó que una figura comenzaba a formarse, de inmediato la tomó y decidió guindarla en la pared, quizás le pareció linda como un cuadrito que adornaría su casa.
Con el pasar de los días notaba que la figura se hacía más evidente. Cada vez se hacía más notoria hasta que una mañana al acercarse la mujer hasta el sitio donde tenía colgada la tabla, su asombro fue sobrenatural; estaba resplandeciente. Ya se apreciaba la imagen de la virgen y de ella se desprendían rayos de una luz muy brillante.
La mujer, atónita, salió corriendo hacia la calle gritando: ¡milagro! ¡milagro!

Fue el comienzo de esta bella tradición: la veneración a la Virgen de la Chiquinquirá, la Chinita (guajirita) como es conocida. Desde entonces se vuelca el pueblo zuliano a festejar, cada 18 de noviembre, su presencia en nuestras tierras venezolanas, pidiendo y agradeciendo siempre su protección divina.


Jarelyss

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 18-11-2008
Última modificación: 00-00-0000


editar deja comentario al poema ver mensajes ver comentarios al poema

regresar









portal de la palabra virtual
















Copyright © 2005-2007 Poeta Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2005-2007 Virtual Poet Inc. Worldwide Copyrights.