portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

DIOS TE BENDIGA

Arrancò el corazòn con volcànica violencia,
mal gusto desplegò al escuchar a otras aves.
Quiero ciego quedarme y olvidar su querencia,
su seno palpitante en nuestra propia carne.

Polvo y llanto hoy abren largos sus atriles.
Dios te bendiga con abundancia en este gran dìa.
Orilla tus carabelas, cargadas de rosas y jazmines,
con cinismo insòlito que no ennoblece ni dignfica.

Escribe, si puedes, una carta a los dioses,
a las panteras que pueblan la agreste montaña,
escrìbela con sangre y ceniza, unidos como trabajadores.
¡Sìrvete de ella, en la inmensidad tan alborotada!

Las palabras salen, Dios bien ya lo sabe,
de un suspiro que el viento frìo marchitò.
Mi pensamiento parco no pretende a tì helarte
con injurias y ofensas, ¡el corazòn asì no lo dictò!

Tus halagos fugaces son como dolor sin remedio,
un amor sublevado provisto de hiel y vinagre,
porque se ha partido en la mitad de un lecho,
en el mundo que descubriste con su sabroso lenguaje.

La fràgil y esbelta mujer fue alimento mìo,
compañìa sin hartura, fue tambièn mi ùltima fe.
Estos versos vas a leer y te pareceràn frìos,
dignos del mayor cuidado, eso bien yo lo sè.

Arrancò el corazòn con volcànica violencia;
las palabras salen, Dios bien lo sabe,
de una inspiraciòn con lastimada esencia.
Dios te bendiga con èsa, su piedad tan suave.


Raff

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 27-07-2007
Última modificación: 27-07-2007


página personal de Raff


editar deja comentario al poema ver mensajes ver comentarios al poema

regresar









portal de la palabra virtual
















Copyright © 2005-2007 Poeta Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2005-2007 Virtual Poet Inc. Worldwide Copyrights.