portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

Listado de poetas en orden alfabético


A-B-C-D-E-F-G-H-I-J-K-L-M-N-O-P-Q-R-S-T-U-V-W-X-Y-Z-

%20Julio Serrano Castillejos

páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 > >>

 
Anca y crines

  Anca y crines tenía mi fiel potranca tan suave como el palio de la noche y en su trote ¿quién la oyera? cual ritmo de tambores en derroche subía las pendientes de los montes y alegre en las ...

 
Se juntaron los días

  Se juntaron los días y en tantos años formaron lustros y después decenas de infaustos y crueles desengaños, de torres de dolor y sus almenas. Pero viví solemne, sin angustias, caídas ...

 
Navidades

  Te diste en pasadas Navidades A todos mis antojos soberanos, Poniendo en las alas de tus manos El regalo de augustas veleidades. En ese Belén de nuestro amor dilecto Surcamos el mejor de ...

 
Si estoy en ti

  Si estoy en ti y voy por ti tal vez en llantos vagando en las ruinas del amor me complace aquella suerte de la cruel melancolía, si tú me dices entonces... como, siempre, donde y cuando. Si de ...

 
Etereamente

  En un salón de altas candilejas descubrí muy lejana tu silueta, tu cintura delgada y bien formada resaltaba en el marco de la puerta. Y la gente con estupor miraba tu lindo pelo, tus ...

 
Te pienso mejor

  Te pienso mejor con los párpados cerrados pues cuando te veo me extasío con tus ojos y el sueño se hunde en el misterio. Me desvelo con tu recuerdo. y acudes en sueños a mi mente, como una rosa ...

 
Me duele el corazón

  Naufraga el corazón como las naves, por ser la sinrazón tu juramento, me diste muy consciente aquel momento tan alto como el vuelo de las aves. Amarte no es ardor ni es tormento: ama la mano que ...

 
El novio impaciente

  Quiso el novio tocar con picardía la casta boca de la niña hermosa, en una tarde ardiente y rumorosa que en el viento gozoso se mecía. Niña núbil pero también inquieta, Guadalupe sus ...

 
La vida

  Crepúsculo de sol y ardiente hastío, creciente soledad, espiga cruda, longeva nace la creciente duda en ese mi pesar... reflejo mío. Un largo navegar en hondo río, la vida es cruel, ...

 
Solo llegué al mundo

  Solo llegué al mundo y solo me voy a ir en el zenit de una estrella con el aroma profundo de tus besos, de tu encanto y en esa partida sin llanto me llevaré tu mirada, la tibieza de tus manos el ...

 
Recuerdos de adolescente

  Fiebre y gozo tenía la frente mía en lo ignoto de lo dulce de mis días y entonces hechizado por los sublimes tiempos provincianos mi amable corazón en sus contornos se encendía como vela ...

 
Queja y llanto

  Queja y llanto sembró la tolvanera en los tiempos del salterio y en las noches de mi Patria cuando los cañones imitaban mil ruindades. En el norte Pancho Villa hechizó las tempestades, con el ...

 
Yo pude caminar

  Yo pude caminar en la espesura sin el norte sagrado de una estrella y tuve la lisura de una blanca mariposa siempre bella, la sombra sentenciosa de un árbol con su fronda y su hermosura. En ...

 
Noche y sueño

  Noche y sueño tenía el balcón de oriente cual promesa bienhechora en la blanca pureza de tus manos y luego tus mejillas encendidas cual rosas venturosas cubrieron las fronteras del ...

 
El nuevo venero

  La fuente misteriosa de un recuerdo es un grito del alma como rodaja de fruta prendida a los labios y se lleva en los sueños muy bien diseñada. Se presiente de pronto y no puedes palparla es ...

 
Humorismos

  Mis años sin jactancia bien los llevo y los cargo en el lomo sin desplantes hubiese yo tenido desde antes ¿las mañas de los viejos del medioevo? Me sirven el frijol con carne y huevo sin ...

 
Caracola del mar

  Caracola del mar, iridiscente, reposado clavel si luces tus corolas nuevamente eres entonces flor y en la húmeda tierra espiga, alborotada... y surges en la nada como hojarasca al viento. ...

 
Senda y crisis

  Senda y crisis tenía mi fe profana opuesta al tiempo de joven que camina en las montañas y en ese devenir de mis tristezas deshojé margaritas en la escuela y fue la pena mi sagrado templo. Y ...

 
Sabré cantar mis penas

  Sabré tal vez a quien cantar mis penas de los motivos rumbosos de la vida y a quien medirle su estatura, la plenitud lozana la inmensidad del alma y el latido tan amargo de mis venas. Al ...

 
Tal vez quise soñar

  Sueño y luces tenían los arrabales del tiempo sentencioso de mis días y en esas mis tinieblas de noches sin rituales probé la ensoñación de la porfía. Tal vez quise soñar la luz temprana ...

 
El cruel lamento

  Ya encendido el tizón del cruel lamento en la pasión confusa de aquella puerta abierta como herida y a cambio de tu vida peina la tarde por demás difusa la cordillera azul y el mar violento. ...

 
Palma y cocos

  Palma y cocos tenía el fiel bohío junto al tumbo sonoro de las olas y las rocas de sombras otoñales como ojera angelical de nimbadas ausencias fantasmales. A los lejos las aves en ...

 
Tundra y cielo

  Tundra y cielo tenían mis simbolismos en los ochenta abriles de mis días, sin sombras, sin deslices, con viejos arreboles y en esas simetrías encanecido encendí mis fastos cataclismos. ...

 
Nieve y frìo

  Nieve y frío tenía mi fiel invierno en ruinas y en umbrales en las cruces sangrantes de la vida y abajo y en subida bebí los manantiales sin tocar los dinteles del infierno. Y en ese caminar ...

 
Hambre y crisis

  Hambre y crisis tenía mi pueblo airado en el medio de la noche y cual toro degollado dejó correr su sangre en los caminos y en los vientos sepulcrales del presente y del pasado. Y cuanta ...

 
El rito de la tarde

  Yo quiero compartir sin amargura el rito de la tarde su transparencia pura con todos mis amigos y en el claro pausado de mis días sin congoja y sin premura rondar por las calles solitarias ...

 
Jamás rendida

  Aturdida tal vez, jamás rendida, como hoja volandera y arrojada fue frágil y sutil como mirada de un hechizo sin fin que da la vida. La suerte la orilló a ser querida como rayo de luz, como ...

 
Nieve en copos

  Nieve en copos llegó a mi cauto invierno peinando así mis sienes de blancos y esculpidos manantiales y en ese mi soñar de sombra y plata zurcí siempre sereno la cruz de mis caminos y el ...

 
Plata y sombra

  Plata y sombra tenía la fe primera del árbol más frondoso de mi vida y en cada primavera creciéronle remotas las marcas de mis pasos las señas que tenía y el nido espiritual de mis heridas. Y ...

 
Tus ojos me son insondables

  Me escondo de tus ojos como niño travieso, tal vez como agua de verano en el hostil desierto y tus negras cejas como dos arcos triunfales parecen gaviotas volanderas. ¿Me ves de verdad ...









portal de la palabra virtual
















Copyright © 2005-2007 Poeta Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2005-2007 Virtual Poet Inc. Worldwide Copyrights.


           visitas únicas