portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

Listado de poetas en orden alfabético


A-B-C-D-E-F-G-H-I-J-K-L-M-N-O-P-Q-R-S-T-U-V-W-X-Y-Z-

%20CONCHA L%D3PEZ

páginas: 1 2 > >>

 
X – MATICES (A Jorge, mi hijo)

  Esa mirada lo dice todo, negra y profunda, como la débil línea que trazas con tus dedos. Y en tu silencio elegido, tu fantasía se enreda con héroes y mazmorras, con rimas ingeniosas y ...

 
XXII – OTOÑO

  Canta para mí, poeta breve, desde su oscuro rincón de hojas secas, canta. De gris se viste su haz de luz y traspasa el horizonte envuelto en nieblas y tímidas escarchas. Su armoniosa voz ...

 
INFINITO

  Con la mirada perdida más allá del infinito miro desde la ventana de este cuarto, como se mueve a su capricho la línea del horizonte, dibujando en el aire sereno de la tarde las siluetas ...

 
BÚSQUEDA

  ¿Donde estás, amor, que no alcanzo a percibir el aroma de tus labios? Quizás la noche llenó de sueños, generosa, tus manos y tus cabellos, vueltos del revés, cuentan la historia que asoma ...

 
VI – EL VUELO (A Miguel, mi hijo)

  Eran tus sueños un torrente de energía, ingeniosos en tu juego de interminable curiosidad, más allá de la pared del corredor que aún conserva los ecos de tu mirada inocente sobre piezas ...

 
XXIII – ESENCIAS

  Ahora que la aurora reclama sequía, pues han sido muchas la lágrimas que la noche ha derramado, encerrada en su silencio, te nombro, protector de mis esencias, para que jamás se esfumen ...

 
PAÍS DE MARAVILLAS

  Albergue para mí es tu refugio, dulce hogar, plácido sueño, embeleso celestial de nuestras almas en una noche de aromas infinitos. Tus orillas me saben a viaje de enamorado polen ...

 
XV – ALGODÓN (A mi madre)

  Se pierde mi cuerpo, abandonado entre algodones y luces que se desperezan con gesto somnoliento. Una voz se cuela entre las sábanas y resuena en mis oídos ¡Tu tazón se enfría, ven ya! ...

 
XXI – ENTRE LOS DEDOS

  Entre mis brumas he intentado retener la débil sombra de un infantil anhelo, la sonrisa limpia, el gesto alegre, la cartera a cuadros El fugaz momento que tarda la cámara en ...

 
XIX – SILENCIOS

  De silencios me cubro y ante ellos me descubro, mutismos cadenciosos, envueltos en sonidos, que se enredan en mi pelo, y que, a la deriva, vagan entre luces que se encienden y se apagan, ...

 
XX – EL TÉ

  Té he vertido en tu taza te he endulzado su amargura Té transparente y ambarino te espera cerca de la almohada. Té acicalado con canela te he puesto al lado de la cama. Té caliente y acogedor ...

 
ANSIA

  Quiero que el ocaso me sorprenda esperando que tus ojos busquen desesperados mi sombra bajo las sábanas. Quiero que el amanecer me despierte esperando que tus brazos abarquen ...

 
ESTÁS...

  Estás ahí, perdido entre las hojas secas del roble centenario, escondido en el silencio de la helada, diluido en la niebla que cubre el mar profundo y eterno de tu alma. Estás ahí, buscando ...

 
XVIII - DESDE LA NIEVE (A Recaredo)

  Recorro el alba, con los ojos todavía pegados a la noche que cae lentamente sobre el rocío. Han sido aquellas cartas las que me despertaron de mi sueño Lejos, con los dedos entumecidos ...

 
INSOMNIO

  Será que el sueño me sorprendió con el alma descubierta y se agitó el alma misma entre las sábanas. Será que la noche floreció sin yo saberlo y las flores cubrieron de sombra mis cabellos. ...

 
¿POR QUÉ?

  Mamá, ¿por qué llora el cielo, cuando las nubes dibujan mil figuras, guiadas por la mano del viento? Mamá, ¿por qué canta y ríe el riachuelo, cuando roba la frescura de la hierba y de las ...

 
VIII – SECUENCIAS

  Te desperezas como si al día le quedase todavía más luz de la que irradia. Luego te deshaces en anhelos, subes, bajas, te contemplas y te amas, frente al espejo Pero hay una sombra oculta que ...

 
UNIVERSO SALADO

  Mueve la mano mansamente la cuna, descansa el universo, se funde y adormece... y se arremolinan los cabellos del viento y se agitan sobre el profundo azul. Va y viene el blanco encaje, ...

 
FIEBRE

  Cacabel alegre de ojos soñadores, limpia frente con surcos de esperanza, fervientes manos que acarician los sentidos, arroyo incesante de otoño y sabiduría, ingeniero sutil de la ...

 
SILENCIO III

  Me han prohibido pronunciar es nombre. Las manos de hierro que me atenazan se abren con la primera luz y se proyectan sobre mí, inquisidoras, buscando entre los gestos de la piel las señales ...

 
ETERNIDAD

  Me voy desnuda de memoria, de manías, agravios y pesares, de amargores, sombras y augurios, de nostalgias, lamentos y soledades. Me voy desnuda de miradas furtivas, de senderos, de ...

 
IX – DESCUBRIMIENTO

  Aprovecho el tiempo para descubrirte entre las telarañas de mis cejas. Uno a uno, tus trazos han quedado atados con una fina cinta de seda amarilla, como aquel cabello joven que rodeaba ...

 
SILENCIO II

  Profunda poesía de silencio, en silencio parida y amamantada, poesía taciturna que expresa lo que la mudez, cobarde, calla. Callada y silenciosa poesía, belleza en el silencio ...

 
SILENCIO I

  Cuando habla el silencio, callan las palabras, y hacia las esquinas huyen furtivas las miradas, corta el aire el acero, se detienen las lágrimas y enmudece el corazón, herido por las ...

 
REVERENCIA

  VII Discúlpame, no quería hacerlo . No querías, pero lo has hecho. De nada vale que te arrodilles para pedir perdón por tu incontrolable ego. ¿Falta de generosidad? No, te sobra. ...

 
EL DESVÁN SIN TELARAÑAS

  VI EL VUELO Eran tus sueños un torrente de energía, ingeniosos en su juego de interminable curiosidad, más allá de la pared del corredor que aún conserva los ecos de tu mirada inocente ...

 
EL DESVÁN SIN TELARAÑAS

  V EL OJO ¿De qué te asombras? Sigue ahí, con su cristal perdido en un polvoriento sendero. Apenas se viste con harapos, los que tú rescatabas del arcón de tu maestra, de sus recuerdos. Y su ...

 
UNO Y ÚNICO

  (A D. Gregorio, mi buen amigo) Se hizo el silencio pero su voz continúa sonando, trémula, en los huecos que su bondad ha labrado. Ocupa su silencio mis oídos y me habla, dulce y melodioso, ...

 
EL DESVÁN SIN TELARAÑAS

  IV LA CAJA Blanco roto, craquelado, sobre sencilla madera de pino, defectuosa en sus grietas y en sus hojas de verde hiedra, fresca y envolvente, pintadas a mano alzada por la ...

 
EL DESVÁN SIN TELARAÑAS

  III DECISIÓN Ahora es el momento. O entro, ya, o cierro para siempre las puertas de su tiempo y desciendo de nuevo la difícil pendiente, oscura y silenciosa de mis pensamientos. Quiero ...









portal de la palabra virtual
















Copyright © 2005-2007 Poeta Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2005-2007 Virtual Poet Inc. Worldwide Copyrights.


           visitas únicas