portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarn nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sbana del olvido portal de la palabra virtualanaMa

Listado de poetas en orden alfabtico


A-B-C-D-E-F-G-H-I-J-K-L-M-N-O-P-Q-R-S-T-U-V-W-X-Y-Z-

André Cruchaga

páginas: << < 1 2 3 4 5 6 > >>

 
DURO, TU RECUERDO

  DURO, TU RECUERDO ya no tengo races: si me necesitas di viento Slbame nada ms Marco Antonio Montes de la Oca: El aire y la moneda. De nada sirvieron los amuletos de la buena suerte ...

 
DURO TIEMPO DE LA PAZ

  DURO TIEMPO DE LA PAZ [Doce aos despus de la firma de los Acuerdos de Paz, firmados en Chapultepec, Mxico] Antes de aquello, qu hubo? Y despus de aquello, qu hubo? Y aquello qu ...

 
RETRATO EN LA NIEBLA

  RETRATO EN LA NIEBLA Los das amanecen siempre con destellos de cierzo Y el aliento de los pjaros sobre las ventanas El caf espeso en el umbral de la boca La muchacha aquella galante de ...

 
CALLES DEL SILENCIO Y DEL TIEMPO

  CALLES DEL SILENCIO Y DEL TIEMPO Calles del silencio y del tiempo Tiempo como ro que pasa sobre los rostros Sobre los sueos Y la vigilia Sobre la carne: Espejos de la vigilia con su propia ...

 
ANTES NADA, DESPUS, HUMO

  ANTES NADA, DESPUS, HUMO Fue sueo ayer; maana ser tierra! Poco antes nada y poco despus humo! Francisco de Quevedo. Detrs de puertas y ventanas hay sueos Hay manos piadosas ...

 
BALASTOS Y VENABLOS[tercera parte]

  32 Los abismos tienen luz, Porque uno delira Cuando est en el fondo. 33. Mirar de abajo hacia arriba, Mirar de arriba hacia abajo, La misma simetra; Pero no el mismo vaho 34. Cuando se ...

 
BALASTOS Y VENABLOS[segunda parte]

  BALASTOS Y VENABLOS[segunda parte] 16. La lectura vertiginosa, tiene de relmpago; pero no de suave brisa. 17. Entre Baco y la Cibeles, hay una uncin gensica: la poesa y el vino. ...

 
BALASTOS Y VENABLOS

  1. Nube ardiendo: los sueos. 2. Alcobas de escarlata, las vocales en la sangre. 3. Hablamos de la vida, y eructamos muertos. 4. De pronto los locos, en su difusa vida, tienen ms ngel ...

 
ESTE ANDAR FUGAZ

  ESTE ANDAR FUGAZ A Mara Eugenia, Porque el tiempo hace milagros. A menudo las baldosas me parecen livianas Sobre ellas transita el parpadeo de mis ojos Y el alma clandestina que ...

 
NOCHE DEL DA

  NOCHE DEL DA Lo real siempre nace con la luz imprevista Danza tenebrosa de las sombras Las hojas dejan de crujir cuando la realidad Escribe sobre las pupilas de su masa negra Las sombras ...

 
EL SUEO LEVANTA LOS CUERPOS

  EL SUEO LEVANTA LOS CUERPOS Dormimos con los ojos cerrados Pero con el alma abierta Soamos con mares abiertos a los pjaros Volamos como barcos con los ojos puestos En los ...

 
MEMORIA EN EL ESPEJO

  MEMORIA EN EL ESPEJO Tu voz a veces me reclama Y no s qu cielos y aguas Se me despiertan dentro Salvatore Cuasimodo: Callejuela Ya no pronunciar tu nombre Aunque se pierdan algunas ...

 
IMGENES DIVIDIDAS

  IMGENES DIVIDIDAS Cada uno est solo sobre el corazn de la tierra traspasado por un rayo de sol: y de pronto anochece . Salvatore Quasimodo: Y de pronto anochece. Dar vida a las ...

 
ESTATUAS DE ARENA

  ESTATUAS DE ARENA Ahora nos miramos de espaldas frente al tiempo No somos testigos de nada Ni siquiera de los sueos que jams tuvimos El calendario de trag las imgenes del lecho Y la ...

 
TIEMPO PSTUMO

  TIEMPO PSTUMO No hay nadie ms que haya dejado este trono vaco La intemperie del fro y las puertas abiertas Slo t da que me hiciste beber cortejos En la mesa donde comen ermitaos No ...

 
CRCULO GENSICO

  CRCULO GENSICO Dile al rostro que ves en el espejo que es tiempo de formar otras figuras William Shakespeare: Soneto 3 A menudo el viento mi nico mensajero El mundo en su ...

 
CALLEJON SIN SALIDA

  CALLEJON SIN SALIDA Nunca hasta hoy se haba hecho tan persistente Definitiva precisa encarnada Se vesta de sueos inefables y bengalas Se vesta de mar y yo navegaba en sus olas Se ...

 
TORTURA DEL BESO

  TORTURA DEL BESO Hay un ocano que arde Y un mundo que nos ansa Una medianoche que abre los cuerpos Un bosque de fuego crepitando en la sangre Hecho de sonidos y de sombras Hay un bosque de ...

 
ASISTENTE DEL ALBA

  ASISTENTE DEL ALBA Al poeta Alberto Hermoza, Por el alba que nos viene de los ancestros. Cada instante del da tiene su propio nombre. A m me gusta el del alba, porque que sumerjo en la ...

 
FUGACIDAD DEL PRESENTE

  FUGACIDAD DEL PRESENTE Me ha sido sumamente gratificante en estos das de invierno el volver a las lecturas gratificantes de Dn. Jacinto Benavente; y, particularmente, a su libro La ...

 
DISQUISIONES TRAS LA VENTANA

  DISQUISIONES TRAS LA VENTANA No puedo dar ms que amor y la limpia timidez que desde nio me acompaa , dice en una de sus composiciones Manuel del Cabral. Esto es cierto en la medida que ...

 
ALAS DEL SUBSUELO

  ALAS DEL SUBSUELO I Un pjaro picotea la comisura De tus labios. Se cierran los ojos II Anhelante emerge una sbana De hojarascas. Mientras todos Mis sentidos se posesionan del fuego. ...

 
Lunes, tres y media y en temporal

  Lunes, tres y media. Desde muy temprano, en la madrugada, para ser ms exacto, estuve en el estudio. Sal al patio a fumar un cigarrillo y detectar el rumbo del canto de los primeros gallos. ...

 
HASTA AHORA, VIVIENDO

  HASTA AHORA, VIVIENDO. Me he parado hoy frente a un muro Donde cuelgan buganvillas Gajos de flores resbalando sobre las piedras Ansias obstinadas de sueos al atardecer Estacin ...

 
ENTRADA LA NOCHE

  ENTRADA LA NOCHE La verdad es que tambin conozco las ansias del silencio, gracias a mi siempre apresurado corazn, por la paciencia consumido Jules Supervielle No s si existes todava ...

 
CON EL CORRER DE LOS AOS

  CON EL CORRER DE LOS AOS Los das ya resultan grandes para m Veo de oriente a poniente la ilusin humana Las bancas vacas de los parques El fuego de la sangre que cae perezosa Las plumas ...

 
CRIATURAS EN LA TIERRA

  Miro las herramientas, el mundo que los hombres hacen, donde se afanan, sudan, paren, cohabitan. Rosario Castellanos: Agona fuera del muro. Algo hay en uno que le dice Que est vivo ...

 
Prontuario de la inmolacin

  Ahora hay ciudades rojas Ahora hay ciudades azules Ahora hay ciudades amarillas Ahora hay ciudades verdes Ahora hay ciudades oscuras Ahora faltan ciudades blancas Y sueos ...

 
TU CUERPO AZUL PARPADEA

  En mis ojos, sin querer, relumbran cuatro faroles . Federico Garca orca. Uno Amor, que delicada, das la muerte. Amor, que en mi palabra, es locura. Amor, que en mi corazn se vierte. Ay, ...

 
Amores que aman cuando se aman

  Paraso perdido! Perdido por buscarte, Yo, sin luz para siempre. Rafael Alberti: Paraso perdido. La maana ondea rubicunda Se aproxima a los cuerpos Lame el corazn del viento Y los ...









portal de la palabra virtual














Listado de poetas en orden alfabtico


A-B-C-D-E-F-G-H-I-J-K-L-M-N-O-P-Q-R-S-T-U-V-W-X-Y-Z-

André Cruchaga

páginas: << < 1 2 3 4 5 6 > >>

 
DURO, TU RECUERDO

  DURO, TU RECUERDO ya no tengo races: si me necesitas di viento Slbame nada ms Marco Antonio Montes de la Oca: El aire y la moneda. De nada sirvieron los amuletos de la buena suerte ...

 
DURO TIEMPO DE LA PAZ

  DURO TIEMPO DE LA PAZ [Doce aos despus de la firma de los Acuerdos de Paz, firmados en Chapultepec, Mxico] Antes de aquello, qu hubo? Y despus de aquello, qu hubo? Y aquello qu ...

 
RETRATO EN LA NIEBLA

  RETRATO EN LA NIEBLA Los das amanecen siempre con destellos de cierzo Y el aliento de los pjaros sobre las ventanas El caf espeso en el umbral de la boca La muchacha aquella galante de ...

 
CALLES DEL SILENCIO Y DEL TIEMPO

  CALLES DEL SILENCIO Y DEL TIEMPO Calles del silencio y del tiempo Tiempo como ro que pasa sobre los rostros Sobre los sueos Y la vigilia Sobre la carne: Espejos de la vigilia con su propia ...

 
ANTES NADA, DESPUS, HUMO

  ANTES NADA, DESPUS, HUMO Fue sueo ayer; maana ser tierra! Poco antes nada y poco despus humo! Francisco de Quevedo. Detrs de puertas y ventanas hay sueos Hay manos piadosas ...

 
BALASTOS Y VENABLOS[tercera parte]

  32 Los abismos tienen luz, Porque uno delira Cuando est en el fondo. 33. Mirar de abajo hacia arriba, Mirar de arriba hacia abajo, La misma simetra; Pero no el mismo vaho 34. Cuando se ...

 
BALASTOS Y VENABLOS[segunda parte]

  BALASTOS Y VENABLOS[segunda parte] 16. La lectura vertiginosa, tiene de relmpago; pero no de suave brisa. 17. Entre Baco y la Cibeles, hay una uncin gensica: la poesa y el vino. ...

 
BALASTOS Y VENABLOS

  1. Nube ardiendo: los sueos. 2. Alcobas de escarlata, las vocales en la sangre. 3. Hablamos de la vida, y eructamos muertos. 4. De pronto los locos, en su difusa vida, tienen ms ngel ...

 
ESTE ANDAR FUGAZ

  ESTE ANDAR FUGAZ A Mara Eugenia, Porque el tiempo hace milagros. A menudo las baldosas me parecen livianas Sobre ellas transita el parpadeo de mis ojos Y el alma clandestina que ...

 
NOCHE DEL DA

  NOCHE DEL DA Lo real siempre nace con la luz imprevista Danza tenebrosa de las sombras Las hojas dejan de crujir cuando la realidad Escribe sobre las pupilas de su masa negra Las sombras ...

 
EL SUEO LEVANTA LOS CUERPOS

  EL SUEO LEVANTA LOS CUERPOS Dormimos con los ojos cerrados Pero con el alma abierta Soamos con mares abiertos a los pjaros Volamos como barcos con los ojos puestos En los ...

 
MEMORIA EN EL ESPEJO

  MEMORIA EN EL ESPEJO Tu voz a veces me reclama Y no s qu cielos y aguas Se me despiertan dentro Salvatore Cuasimodo: Callejuela Ya no pronunciar tu nombre Aunque se pierdan algunas ...

 
IMGENES DIVIDIDAS

  IMGENES DIVIDIDAS Cada uno est solo sobre el corazn de la tierra traspasado por un rayo de sol: y de pronto anochece . Salvatore Quasimodo: Y de pronto anochece. Dar vida a las ...

 
ESTATUAS DE ARENA

  ESTATUAS DE ARENA Ahora nos miramos de espaldas frente al tiempo No somos testigos de nada Ni siquiera de los sueos que jams tuvimos El calendario de trag las imgenes del lecho Y la ...

 
TIEMPO PSTUMO

  TIEMPO PSTUMO No hay nadie ms que haya dejado este trono vaco La intemperie del fro y las puertas abiertas Slo t da que me hiciste beber cortejos En la mesa donde comen ermitaos No ...

 
CRCULO GENSICO

  CRCULO GENSICO Dile al rostro que ves en el espejo que es tiempo de formar otras figuras William Shakespeare: Soneto 3 A menudo el viento mi nico mensajero El mundo en su ...

 
CALLEJON SIN SALIDA

  CALLEJON SIN SALIDA Nunca hasta hoy se haba hecho tan persistente Definitiva precisa encarnada Se vesta de sueos inefables y bengalas Se vesta de mar y yo navegaba en sus olas Se ...

 
TORTURA DEL BESO

  TORTURA DEL BESO Hay un ocano que arde Y un mundo que nos ansa Una medianoche que abre los cuerpos Un bosque de fuego crepitando en la sangre Hecho de sonidos y de sombras Hay un bosque de ...

 
ASISTENTE DEL ALBA

  ASISTENTE DEL ALBA Al poeta Alberto Hermoza, Por el alba que nos viene de los ancestros. Cada instante del da tiene su propio nombre. A m me gusta el del alba, porque que sumerjo en la ...

 
FUGACIDAD DEL PRESENTE

  FUGACIDAD DEL PRESENTE Me ha sido sumamente gratificante en estos das de invierno el volver a las lecturas gratificantes de Dn. Jacinto Benavente; y, particularmente, a su libro La ...

 
DISQUISIONES TRAS LA VENTANA

  DISQUISIONES TRAS LA VENTANA No puedo dar ms que amor y la limpia timidez que desde nio me acompaa , dice en una de sus composiciones Manuel del Cabral. Esto es cierto en la medida que ...

 
ALAS DEL SUBSUELO

  ALAS DEL SUBSUELO I Un pjaro picotea la comisura De tus labios. Se cierran los ojos II Anhelante emerge una sbana De hojarascas. Mientras todos Mis sentidos se posesionan del fuego. ...

 
Lunes, tres y media y en temporal

  Lunes, tres y media. Desde muy temprano, en la madrugada, para ser ms exacto, estuve en el estudio. Sal al patio a fumar un cigarrillo y detectar el rumbo del canto de los primeros gallos. ...

 
HASTA AHORA, VIVIENDO

  HASTA AHORA, VIVIENDO. Me he parado hoy frente a un muro Donde cuelgan buganvillas Gajos de flores resbalando sobre las piedras Ansias obstinadas de sueos al atardecer Estacin ...

 
ENTRADA LA NOCHE

  ENTRADA LA NOCHE La verdad es que tambin conozco las ansias del silencio, gracias a mi siempre apresurado corazn, por la paciencia consumido Jules Supervielle No s si existes todava ...

 
CON EL CORRER DE LOS AOS

  CON EL CORRER DE LOS AOS Los das ya resultan grandes para m Veo de oriente a poniente la ilusin humana Las bancas vacas de los parques El fuego de la sangre que cae perezosa Las plumas ...

 
CRIATURAS EN LA TIERRA

  Miro las herramientas, el mundo que los hombres hacen, donde se afanan, sudan, paren, cohabitan. Rosario Castellanos: Agona fuera del muro. Algo hay en uno que le dice Que est vivo ...

 
Prontuario de la inmolacin

  Ahora hay ciudades rojas Ahora hay ciudades azules Ahora hay ciudades amarillas Ahora hay ciudades verdes Ahora hay ciudades oscuras Ahora faltan ciudades blancas Y sueos ...

 
TU CUERPO AZUL PARPADEA

  En mis ojos, sin querer, relumbran cuatro faroles . Federico Garca orca. Uno Amor, que delicada, das la muerte. Amor, que en mi palabra, es locura. Amor, que en mi corazn se vierte. Ay, ...

 
Amores que aman cuando se aman

  Paraso perdido! Perdido por buscarte, Yo, sin luz para siempre. Rafael Alberti: Paraso perdido. La maana ondea rubicunda Se aproxima a los cuerpos Lame el corazn del viento Y los ...





Copyright 2005-2007 Poeta Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright 2005-2007 Virtual Poet Inc. Worldwide Copyrights.


           visitas nicas