portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

EL PRIMER PIÑATAZO

Tenía como unos 7 años, en mi casa no se celebraba ninguna posada pues no se usaba pero un dia la hermana de mi padre le dijo que me diera permiso para ir a la mentada posada cosa que yo ni idea tenia de que se trataba, pues bien allá te voy, lo primero que me dieron fue una vela, me la encendieron y yo pensé que era para prender cohetes (oh desilusión)

Cuando ya nos formaron a los niños para cantar los villancicos pues imagínate...ni sabia cantar y menos que decían asi que yo nomas decia: elo...ada... arrr..ada, solo cantaba las terminaciones pues ni idea de esa "canción", luego después un siglo de canto ( media hora cuando mucho) vino lo bueno: la piñata.

Me formé en segundo sitio, pero como siempre fui muy alta me mandaron a la cola (ups), un niño estaba adelante de mí y me dijo "tu vete para atrás porque estas gorda y grandota" y yo me quede calladita, pues no conocía ese barrio; así que me forme como buena niña, aunque eso me daba ventaja de ver como movían la piñata y así me preparaba para romperla si que no lo hacían antes y mas ese "plebe molacho"; además podía ver que amarraban los ojos cosa que nunca me agrado pero tenia que aguantarme eso si quería darle a la mentada piñata.

Cuando fue mi turno, me prepare mentalmente pues nadie había podido hacerle ni un rasguño a aquel gigante de colores, me toco después de Valdo que estaba más o menos de mi edad y pues ya sabes : 1, 2, 3, ...palo!!!... nada ni siquiera le bajo la barba de papeles y que sigo yo, me amarraron los ojos, me dieron tantas vueltas que quede toda mareada, me guiaron el palo hacia donde se suponía estaba la piñata y pas!! Que suelto el primer garrotazo... ¡nada! se perdió en el aire mientras que oía a él y a los demás niños diciendo :"¡no comió frijoles! ¡No comió frijoles! " me volvieron a decir "allí está, pégale!!!" ...el 2do golpe...cero.. Mala para la piñata y ellos "jajajajajaja ¡no puede! ¡buuu!¡Sáquenla! ¡el que sigue!".

Fue entonces que sentí un calambrito en la punta del dedo gordo del pie, me subió a la rodilla, la cintura y se depósito en mis manos, me persigne y...le di tremendo golpe que yo me dije " ya me la eche" pero que crees??? al que le di el garrotazo fue a ese niño que mas burla me había hecho, le di en plena nariz con tremenda fuerza que se saque la sangre, nomas senti que me empujaron y me dijeron "ya le pegaste al Valdo"

Desde ese día a las piñatas no me meto si no es con los ojos en descubierto porque de lo contrario puede que me encuentre a otro Valdo en mi camino


FELICES PROXIMAS POSADAS


Maria*

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 06-11-2005
Última modificación: 30-10-2011


editar deja comentario al poema

regresar









portal de la palabra virtual














EL PRIMER PIÑATAZO

Tenía como unos 7 años, en mi casa no se celebraba ninguna posada pues no se usaba pero un dia la hermana de mi padre le dijo que me diera permiso para ir a la mentada posada cosa que yo ni idea tenia de que se trataba, pues bien allá te voy, lo primero que me dieron fue una vela, me la encendieron y yo pensé que era para prender cohetes (oh desilusión)

Cuando ya nos formaron a los niños para cantar los villancicos pues imagínate...ni sabia cantar y menos que decían asi que yo nomas decia: elo...ada... arrr..ada, solo cantaba las terminaciones pues ni idea de esa "canción", luego después un siglo de canto ( media hora cuando mucho) vino lo bueno: la piñata.

Me formé en segundo sitio, pero como siempre fui muy alta me mandaron a la cola (ups), un niño estaba adelante de mí y me dijo "tu vete para atrás porque estas gorda y grandota" y yo me quede calladita, pues no conocía ese barrio; así que me forme como buena niña, aunque eso me daba ventaja de ver como movían la piñata y así me preparaba para romperla si que no lo hacían antes y mas ese "plebe molacho"; además podía ver que amarraban los ojos cosa que nunca me agrado pero tenia que aguantarme eso si quería darle a la mentada piñata.

Cuando fue mi turno, me prepare mentalmente pues nadie había podido hacerle ni un rasguño a aquel gigante de colores, me toco después de Valdo que estaba más o menos de mi edad y pues ya sabes : 1, 2, 3, ...palo!!!... nada ni siquiera le bajo la barba de papeles y que sigo yo, me amarraron los ojos, me dieron tantas vueltas que quede toda mareada, me guiaron el palo hacia donde se suponía estaba la piñata y pas!! Que suelto el primer garrotazo... ¡nada! se perdió en el aire mientras que oía a él y a los demás niños diciendo :"¡no comió frijoles! ¡No comió frijoles! " me volvieron a decir "allí está, pégale!!!" ...el 2do golpe...cero.. Mala para la piñata y ellos "jajajajajaja ¡no puede! ¡buuu!¡Sáquenla! ¡el que sigue!".

Fue entonces que sentí un calambrito en la punta del dedo gordo del pie, me subió a la rodilla, la cintura y se depósito en mis manos, me persigne y...le di tremendo golpe que yo me dije " ya me la eche" pero que crees??? al que le di el garrotazo fue a ese niño que mas burla me había hecho, le di en plena nariz con tremenda fuerza que se saque la sangre, nomas senti que me empujaron y me dijeron "ya le pegaste al Valdo"

Desde ese día a las piñatas no me meto si no es con los ojos en descubierto porque de lo contrario puede que me encuentre a otro Valdo en mi camino


FELICES PROXIMAS POSADAS


Maria*

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 06-11-2005
Última modificación: 30-10-2011


editar deja comentario al poema

regresar





Copyright © 2005-2007 Poeta Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2005-2007 Virtual Poet Inc. Worldwide Copyrights.


           visitas únicas