portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

" ENTREVISTA"

María Teresa Vázquez Zapico, Teresita como quieren que la llamen sus amigos, es una asturiana afincada en Málaga desde el 25 de julio 1955, donde desarrolla su labor de escritora y poetisa. A sus 83 años conserva aún, como el primer día, su arte y su gracia de la gran señora que en su día fue una primera figura del Teatro.

AJ: ¿Teresita, no es muy normal encontrar a una gran señora que a su edad no intente ocultarse algunos añitos...?

T: ¡Qué tontería!, en la vida hay que ir diciendo la verdad, y el cumplir años es una suerte, peor es no cumplirlos.

AJ: Ud. nació en 1917 en Mieres (Asturias), ¿qué recuerda de su infancia?

T: De mi tierra recuerdo poco, me sacaron siendo un bebé. Mi madre quería tener una hija asturiana y allí nací, y muy orgullosa de serlo. Somos gente noble, y yo llevo una buena mezcla de padre aragonés y madre asturiana.

AJ: ¿Cuándo hizo su presentación por primera vez en un teatro?

T: En el año 1946 en el Teatro Barcelona, de la Ciudad Condal. Aquello fue todo un lujo, la primera vez que actuaba en público y que éste fuera de tanta categoría. Era un teatro de los mejores en aquellos tiempos, y nada menos que con la compañía de Jardiel Poncela, un gran escritor y comediógrafo, al que tuve el honor de conocer, y puedo decir que no se ha hecho justicia con él.

AJ: Ud. está escribiendo ahora sus memorias y, según he podido ojear, tuvo una etapa artística cuajada de homenajes y éxitos,

T: No me puedo quejar, tuve mucha suerte en el teatro y fuí muy aplaudida. Se me hicieron muchos homenajes. Recuerdo uno en Valencia en el que el escenario se llenó el escenario de flores, llegué a contar catorce canastos, y veintidos ramos. Todo esto emociona mucho, como sabes, y de todo guardo fotos como recuerdo.

AJ: Cuando por razones de salud tuvo que abandonar los escenarios, se trasladó a Santander y allí fue la propietaria de la mejor Sala de Fiestas de aquellos tiempos, ¿cómo fué esa época?

T: En efecto, los bronquios me jugaron un mala pasada, y tuve que retirarme de los escenarios, pero no dejé el teatro, me convertí en la empresaria de la Antigua Kursal Tierruca de Santander. Tenía un ballet de gran fama, y con la Sala de Fiestas les daba trabajo, todo ello en el mejor marco artístico de Santander.

AJ: A Málaga se vino por consejo médico y aquí también continuó con su actividad empresarial y artística, levantando la que sería la mejor Sala de Fiestas de la Costa del Sol, mujer pionera en su tiempo, levantando incluso un hotel en Torremolinos, cuando todavía era un gran campo, ¿cómo fueron aquellos comienzos?

T: Muy duros para una mujer sola, nunca perdí la cabeza, ni ambicioné el dinero. Mi lema era dar trabajo, pues eran tiempos difíciles, y creo que lo conseguí, pero perdiendo todo mi patrimonio por ayudar a los demás.

AJ: Desde que reside en Málaga ha sido...

T: Fuí Vocal Nacional del Sindicato Vertical, elegida por votación. Me propusieron ser Procuradora a Cortes, pero nunca me ha gustado la política, hay que servir para ello y no me veía en ese papel. Después a la UGT, donde pasé por todos los cargos, y al final me hicieron Presidenta de la Asociación Cultura y Ocio de la Tercera Edad, en donde estuve muchos años, hasta que mi salud se quebrantó. Al final me nombraron Presidenta Honorifica.

AJ: Siempre ha estado dedicada a los demás, donde hubiera un necesitado o un animal en peligro, allí estaba Teresita,

T: Ayudé a los minusválidos de el Palo cuando se les quemó la fábrica y promoví el refugio de animales que había en el Puerto de la Torre. Siempre he creído que cuando uno ayuda a los demás se ayuda a sí mismo. Se siente una gran satisfacción. También intervine en intercambios culturales con Francia.

AJ: Por todo ello recibió el reconocimiento del Gobierno francés al concederle pasaporte diplomático.

T: Fue una forma elegante de darme las gracias, aunque yo solo lo utilicé una vez para ayudar a un amigo a llevar unos cuadros a Francia, a la Academia de las Artes Europeas. En el aeropuerto me trataron a cuerpo de reina.

AJ: Por parte de la Santa Sede y de manos de Pablo VI recibió el Lazo de Dama, ¿cómo recuerda ahora esos homenajes?

T: Como una sorpresa, pues nunca esperé que me concedieran ese honor. Yo escribo desde hace muchos años, y se me ocurrió escribir un artículo en pro de la Paz del mundo, y parece que gustó mucho, lo publicaron muchos periódicos Parece ser que hablar de paz es como algo raro. Sin paz ni amor, nada es posible. Lo digo en una de mis poesías que escribí para mi primer libro, el cual ya está a la venta.

AJ: Actualmente está jubilada y pasa su tiempo escribiendo poesías, novelas y relatos cortos, así como dedicada a la creación de su propia página en internet: http://humano.ya.com/teresitavz, donde periódicamente pone algunas de sus poesías y donde se encuentra su biografía en fotos. Pertenece también a varias asociaciones de escritores. Ha escrito varios libros y ha recibido ya varios premios, ¿cómo lleva esta nueva etapa en su vida?

T. Con la tranquilidad que se siente al saber que has sido útil a los demás, y que te recuerdan con cariño.


Teresita es una señora donde las haya, conserva aún hoy día una espléndida voz para el escenario y sigue empeñada en sufrir por los demás y lamentándose no poder hacer más de lo que hace. Conserva el secreto de la juventud eterna y la podemos ver por cualquier calle de Málaga con su coche o dando un paseo, en contínuo contacto con las gentes que tanto la aprecian y estiman.

Como ejemplo de su obra poética, incluimos este bello poema

AMOR A LA VIDA

¿Por qué la vida es tan dura
cuando la vida es tan bella?
Somos nosotros quizá,
los culpables de esta herencia,
que el mundo va enmarañando
y por nuestra negligencia,
se nos olvida lo que en
en este mundo somos: humo,
ceniza, ni eso siquiera.
Mis pensamientos vuelan al Cielo,
que alto suben,
quién pudiera con ellos
seguir esa estela,
y algún día encontrarnos
los que tanto sufrimos
aquí en la tierra.
Amor, ¡qué bonita palabra!
amar a Dios, a ti hermano,
a ti esposa, y los que
nada tenemos, siempre
queda esa esperanza,
yo me quedo con mi Dios,
que es Amor de vida eterna.




Teresita Vázquez

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 06-11-2006
Última modificación: 00-00-0000


editar deja comentario al poema

regresar









portal de la palabra virtual














" ENTREVISTA"

María Teresa Vázquez Zapico, Teresita como quieren que la llamen sus amigos, es una asturiana afincada en Málaga desde el 25 de julio 1955, donde desarrolla su labor de escritora y poetisa. A sus 83 años conserva aún, como el primer día, su arte y su gracia de la gran señora que en su día fue una primera figura del Teatro.

AJ: ¿Teresita, no es muy normal encontrar a una gran señora que a su edad no intente ocultarse algunos añitos...?

T: ¡Qué tontería!, en la vida hay que ir diciendo la verdad, y el cumplir años es una suerte, peor es no cumplirlos.

AJ: Ud. nació en 1917 en Mieres (Asturias), ¿qué recuerda de su infancia?

T: De mi tierra recuerdo poco, me sacaron siendo un bebé. Mi madre quería tener una hija asturiana y allí nací, y muy orgullosa de serlo. Somos gente noble, y yo llevo una buena mezcla de padre aragonés y madre asturiana.

AJ: ¿Cuándo hizo su presentación por primera vez en un teatro?

T: En el año 1946 en el Teatro Barcelona, de la Ciudad Condal. Aquello fue todo un lujo, la primera vez que actuaba en público y que éste fuera de tanta categoría. Era un teatro de los mejores en aquellos tiempos, y nada menos que con la compañía de Jardiel Poncela, un gran escritor y comediógrafo, al que tuve el honor de conocer, y puedo decir que no se ha hecho justicia con él.

AJ: Ud. está escribiendo ahora sus memorias y, según he podido ojear, tuvo una etapa artística cuajada de homenajes y éxitos,

T: No me puedo quejar, tuve mucha suerte en el teatro y fuí muy aplaudida. Se me hicieron muchos homenajes. Recuerdo uno en Valencia en el que el escenario se llenó el escenario de flores, llegué a contar catorce canastos, y veintidos ramos. Todo esto emociona mucho, como sabes, y de todo guardo fotos como recuerdo.

AJ: Cuando por razones de salud tuvo que abandonar los escenarios, se trasladó a Santander y allí fue la propietaria de la mejor Sala de Fiestas de aquellos tiempos, ¿cómo fué esa época?

T: En efecto, los bronquios me jugaron un mala pasada, y tuve que retirarme de los escenarios, pero no dejé el teatro, me convertí en la empresaria de la Antigua Kursal Tierruca de Santander. Tenía un ballet de gran fama, y con la Sala de Fiestas les daba trabajo, todo ello en el mejor marco artístico de Santander.

AJ: A Málaga se vino por consejo médico y aquí también continuó con su actividad empresarial y artística, levantando la que sería la mejor Sala de Fiestas de la Costa del Sol, mujer pionera en su tiempo, levantando incluso un hotel en Torremolinos, cuando todavía era un gran campo, ¿cómo fueron aquellos comienzos?

T: Muy duros para una mujer sola, nunca perdí la cabeza, ni ambicioné el dinero. Mi lema era dar trabajo, pues eran tiempos difíciles, y creo que lo conseguí, pero perdiendo todo mi patrimonio por ayudar a los demás.

AJ: Desde que reside en Málaga ha sido...

T: Fuí Vocal Nacional del Sindicato Vertical, elegida por votación. Me propusieron ser Procuradora a Cortes, pero nunca me ha gustado la política, hay que servir para ello y no me veía en ese papel. Después a la UGT, donde pasé por todos los cargos, y al final me hicieron Presidenta de la Asociación Cultura y Ocio de la Tercera Edad, en donde estuve muchos años, hasta que mi salud se quebrantó. Al final me nombraron Presidenta Honorifica.

AJ: Siempre ha estado dedicada a los demás, donde hubiera un necesitado o un animal en peligro, allí estaba Teresita,

T: Ayudé a los minusválidos de el Palo cuando se les quemó la fábrica y promoví el refugio de animales que había en el Puerto de la Torre. Siempre he creído que cuando uno ayuda a los demás se ayuda a sí mismo. Se siente una gran satisfacción. También intervine en intercambios culturales con Francia.

AJ: Por todo ello recibió el reconocimiento del Gobierno francés al concederle pasaporte diplomático.

T: Fue una forma elegante de darme las gracias, aunque yo solo lo utilicé una vez para ayudar a un amigo a llevar unos cuadros a Francia, a la Academia de las Artes Europeas. En el aeropuerto me trataron a cuerpo de reina.

AJ: Por parte de la Santa Sede y de manos de Pablo VI recibió el Lazo de Dama, ¿cómo recuerda ahora esos homenajes?

T: Como una sorpresa, pues nunca esperé que me concedieran ese honor. Yo escribo desde hace muchos años, y se me ocurrió escribir un artículo en pro de la Paz del mundo, y parece que gustó mucho, lo publicaron muchos periódicos Parece ser que hablar de paz es como algo raro. Sin paz ni amor, nada es posible. Lo digo en una de mis poesías que escribí para mi primer libro, el cual ya está a la venta.

AJ: Actualmente está jubilada y pasa su tiempo escribiendo poesías, novelas y relatos cortos, así como dedicada a la creación de su propia página en internet: http://humano.ya.com/teresitavz, donde periódicamente pone algunas de sus poesías y donde se encuentra su biografía en fotos. Pertenece también a varias asociaciones de escritores. Ha escrito varios libros y ha recibido ya varios premios, ¿cómo lleva esta nueva etapa en su vida?

T. Con la tranquilidad que se siente al saber que has sido útil a los demás, y que te recuerdan con cariño.


Teresita es una señora donde las haya, conserva aún hoy día una espléndida voz para el escenario y sigue empeñada en sufrir por los demás y lamentándose no poder hacer más de lo que hace. Conserva el secreto de la juventud eterna y la podemos ver por cualquier calle de Málaga con su coche o dando un paseo, en contínuo contacto con las gentes que tanto la aprecian y estiman.

Como ejemplo de su obra poética, incluimos este bello poema

AMOR A LA VIDA

¿Por qué la vida es tan dura
cuando la vida es tan bella?
Somos nosotros quizá,
los culpables de esta herencia,
que el mundo va enmarañando
y por nuestra negligencia,
se nos olvida lo que en
en este mundo somos: humo,
ceniza, ni eso siquiera.
Mis pensamientos vuelan al Cielo,
que alto suben,
quién pudiera con ellos
seguir esa estela,
y algún día encontrarnos
los que tanto sufrimos
aquí en la tierra.
Amor, ¡qué bonita palabra!
amar a Dios, a ti hermano,
a ti esposa, y los que
nada tenemos, siempre
queda esa esperanza,
yo me quedo con mi Dios,
que es Amor de vida eterna.




Teresita Vázquez

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 06-11-2006
Última modificación: 00-00-0000


editar deja comentario al poema

regresar





Copyright © 2005-2007 Poeta Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2005-2007 Virtual Poet Inc. Worldwide Copyrights.


           visitas únicas