☰ menú
//



"HISTORIA DE LA ALCAZABA"

Hoy podemos hablar de la Alcazaba, gracias a un Ilustre Malagueño, y se le llamo Ilustre pues gracias a el, se puede ver un tesoro que Málaga puede ofrecernos, pues sin él, hoy no podríamos contemplar La Alcazaba. Se llamaba Don Juan Tembory Álvarez, que con su esfuerzo y su dinero, existe esta maravilla.
Se cuenta que unos trabajadores ignorantes de la historia de La alcazaba, al hacer unas obras, en el Teatro Romano echaron todos los escombros haciendo desaparecer el teatro pues quedó totalmente cubierto. Pero Don Juan sabía que debajo de los escombros, existía algo que para Málaga sería un tesoro, el cual hoy se puede contemplar, que es la actual Alcazaba.
Pero yo me remonto a la antigua, cuando estaba habitada por los moros, y yo la entremezclo un poco a de la actualidad, pues en España siguen siendo moros, aunque sean cristianos, hago una mezcla un tanto jocosa.
Para mí, algunos politicos, ¡no todos! se han convertido en Árabes, y con la lectura de este relato lo confirmo, y si alguien se siente aludido, lo siento, pues hay mucha realidad en ello, lo verán cuando lo hayan leído.
¡Cuanta historia encierran estas paredes!, si hablaran, cuantas cosas nos podrían contar. La historia es larga, y que fue cuna de grandes amores, las Odaliscas, eran el amor de un Sultán, que por tener esa gracia, podía tener todas las esposas que quisiera, ellas a su manera eran felices, no conocían otra forma de vivir. Yo no las considero Odaliscas, (mujer para el amor) las considero esclavas, estaban predestinadas a eso, por mucho amor que le diera en una noche. Era tan repartido entre tantas esclavas, que la que se sintiera mujer no podía ser feliz.
Ser Sultán en aquellos tiempos, era ser un privilegiado, disponiendo a su antojo de la mujer que quisiera. Para las Odaliscas, era un privilegio, pero al fin, y al cabo, eran esclavas, (una palabra muy fuerte en los tiempos que corremos) y por muchos perfumes, jardines, y baños orientales, para la mujer, era una humillación, tenía el privilegio de ser amada cuando le tocara su tuno, teniendo que pasar muchos días para disfrutar del amor.
Yo no comprendo el amor compartido, pero su signo, era ser una esclava aunque fuera una odalisca que soñaba con llegar a ser Sultana.
Pero la que había llegado a ser Sultana, era una mujer que amaba, y tenía que pasar por esas humillaciones, por muchos tesoros, regios trajes, y caricias que le regalara su amado, tenia que sufrir la humillación de verse reemplazada cuando el Sultán quería.
Por eso, se cuenta la historia de “Serezade” que fue la más inteligente, se enamoró del Sultán, y como sabía la suerte que le esperaba, empezó contándole un cuento que no llegaba a terminar nunca, dejando el final para él día siguiente, pues al llegar el alba, se sentían cansados.
Así pasaron mil y una noches, pues siempre le dejaba un buen sabor, y quería ver su final, como pasó tanto tiempo, se enamoró de Serezade, pues era un hombre que se dejó seducir por la curiosidad de su historia y tuvo un final feliz
Yo, cuando visito la Alambra, pienso cuanto tuvieron que sufrir esas mujeres, ni todos los lujos compensan esperando ser amadas, y cuando las hacían suyas, hasta algunas llegaron a ser repudiadas después de una noche de amor.
Otro día, seria otra la que ocupara su lugar, vivían en una cárcel de oro, esperando una noche de placer, “ya no cabe más suplicio.”
Por eso al hombre posesivo, se le llama moro, ha quedado una reminiscencia, que será difícil de desterrar, la mujer siempre será la esclava.
Los Sultanes les regalaban chales de Cachemira, perfumes Oriente, pero de que les servía, si vivían en palacios que eran jaulas de oro, ¡y esclavas por una noche de amor!
Hay tanto misterio, tanto en la Alcazaba, como todos los tesoros que nos dejaron, están bajo tierra, y se van descubriendo verdaderos tesoros cuando excavan para levantar una mole, ¡qué más parecen colmenas.! ( me refiero a los grandes bloques)
Pero nuestra Alcazaba tiene historia, hoy podemos disfrutar de ella gracias a un malagueño, hijo del Pueblo, que hizo el milagro de que no se perdiera, lo mismo que el Teatro Romano.
Los escombros los tapaban, pero con su esfuerzo económico, ha logrado que resurjan unas murallas, que le dan realce a nuestra Alcazaba, siendo un tesoro del que hoy podemos disfrutar, y deleite para los forasteros que nos visitan. La Alcazaba tiene una historia larga y triste. son tan hijos de Dios, aunque para ellos tenga otro nombre, “Ala”
Nuestra Alcazaba, y todos cuantos tesoros nos dejaron, solo sirven para enseñarlos, teniendo que gastar mucho dinero para restaurarlo, dinero que hace falta para tener una ciudad digna, calles bien arregladas, más jardines y árboles en esos descampados.
A los barrios dotarlos con buenos colegios, y espacio para su recreo, los niños se lo merecen todo, pues son los hombres del mañana, ¡no lo olvidemos!

El duende que tiene la Alcazaba, el que la visita le deja un grato recuerdo. Tenemos muy cerca el castillo de Gibralfaro, desde donde se divisa el mar y su Ciudad, a los pies la Plaza de toros de “La Malagueta”muchos edificios altos que desentonan un poco de lo que es la Alcazaba, ¡pero es el progreso y hay que conformarse!
Cuando se tenga terminado el Teatro Romano, a los pies de La Alcazaba, será una delicia visitar este entorno, pues nuestra Catedral está muy cerca, y otra joya más, de la que podemos presumir.
Las calles que le rodean le dan prestigio, el Parque tan hermoso que está a sus pies, y sobre todo, tiene enfrente el mar, y se divisa toda la ciudad, ¡más belleza ya no cabe!
Este es mi humilde Relato, que en tan poco espacio se pueda dar a conocer toda su belleza, de las que muchas más que ella posee
________________


Teresita Vázquez

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 03-04-2008
Última modificación: 00-00-0000


editar deja comentario al poema ver mensajes ver comentarios al poema

regresar




POETA VIRTUAL no persigue ningún fin de lucro. Su objetivo es exclusivamente de carácter cultural y educativo, mediante la difusión de la poesía. Los poemas y cuentos presentados en este portal son propiedad de sus autores o titulares de los mismos.


Copyright © 2017-2022 Poeta Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2017-2022 Virtual Poet Inc. Worldwide Copyrights.