portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

EL SECRETO ES...

EL SECRETO

Dios cierra puertas que ningún hombre puede abrir.
Dios abre puertas que ningún hombre puede cerrar.

Aunque esté demás aclararlo, la frase no es mía.
Busqué a su dueño en el google pero no lo hallé.
Me llegó hoy como parte de un largo mensaje de power point.
Y me pareció una síntesis maravillosa de la realidad.

Cuantas veces me empecino irracionalmente en vencer una arbitrariedad; protesto por lo que me pasa; me quejo por tantas injusticias en este mundo; me desplomo ante mi propia limitación para cambiar por mi mismo la cotidianeidad que nos golpea.
Parecería que DIOS no quiere los cambios.
Pero si los quiere.

Entonces ¿Por qué a veces abre y otras cierra las puertas?

¿Cómo comprender a DIOS?

Y el secreto es: quedarnos en sus manos.

Desde luego, y para que no se confunda nadie, también es verdad que el mundo está lleno de (para decirlo elegantemente) mal paridos, gente ruin que sólo se interesa por sí misma destruyendo a su paso todo lo que se interponga en sus objetivos egoístas, en su ambición, en su deseo de poder.
Son esos miles que arruinan la vida de miles de millones en este planeta.

Entonces, para que quede claro, digo que el secreto es:

Dejar que DIOS decida sobre nuestro hacer, procurar comprender sus mensajes y sus silencios; pero siempre, absolutamente siempre, trabajar en la construcción de un mundo mejor para todos, unidos; tan unidos como los desgraciados se unen sin reparo, sin vergüenza alguna para llevar a cabo sus injusticias.

DIOS abre y cierra puertas.

Caminemos por donde nos lo permite.
Escuchemos sus silencios.
Respetemos sus palabras.

Tengamos la humildad de comprender que: ante tanto mal, necesitamos de ÉL para vencer, para llegar a lo mejor de nosotros mismos, para alcanzar una Tierra digna de nuestros niños.

Dejemos a hablarle de nosotros.
DIOS ya sabe.

Dejémoslo hablar dentro nuestro.
Hagámonos cargo de nuestra responsabilidad.

Y si no crees en DIOS… es igual.
Cuando te alejes de ti mismo, algo llegará para explicarte el camino.

Daniel Adrián Madeiro
Con Verdad y Justicia, construyamos una Tierra digna de nuestros niños.





Daniel Adrián Madeiro

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 14-04-2011
Última modificación: 00-00-0000


editar deja comentario al poema

regresar









portal de la palabra virtual














EL SECRETO ES...

EL SECRETO

Dios cierra puertas que ningún hombre puede abrir.
Dios abre puertas que ningún hombre puede cerrar.

Aunque esté demás aclararlo, la frase no es mía.
Busqué a su dueño en el google pero no lo hallé.
Me llegó hoy como parte de un largo mensaje de power point.
Y me pareció una síntesis maravillosa de la realidad.

Cuantas veces me empecino irracionalmente en vencer una arbitrariedad; protesto por lo que me pasa; me quejo por tantas injusticias en este mundo; me desplomo ante mi propia limitación para cambiar por mi mismo la cotidianeidad que nos golpea.
Parecería que DIOS no quiere los cambios.
Pero si los quiere.

Entonces ¿Por qué a veces abre y otras cierra las puertas?

¿Cómo comprender a DIOS?

Y el secreto es: quedarnos en sus manos.

Desde luego, y para que no se confunda nadie, también es verdad que el mundo está lleno de (para decirlo elegantemente) mal paridos, gente ruin que sólo se interesa por sí misma destruyendo a su paso todo lo que se interponga en sus objetivos egoístas, en su ambición, en su deseo de poder.
Son esos miles que arruinan la vida de miles de millones en este planeta.

Entonces, para que quede claro, digo que el secreto es:

Dejar que DIOS decida sobre nuestro hacer, procurar comprender sus mensajes y sus silencios; pero siempre, absolutamente siempre, trabajar en la construcción de un mundo mejor para todos, unidos; tan unidos como los desgraciados se unen sin reparo, sin vergüenza alguna para llevar a cabo sus injusticias.

DIOS abre y cierra puertas.

Caminemos por donde nos lo permite.
Escuchemos sus silencios.
Respetemos sus palabras.

Tengamos la humildad de comprender que: ante tanto mal, necesitamos de ÉL para vencer, para llegar a lo mejor de nosotros mismos, para alcanzar una Tierra digna de nuestros niños.

Dejemos a hablarle de nosotros.
DIOS ya sabe.

Dejémoslo hablar dentro nuestro.
Hagámonos cargo de nuestra responsabilidad.

Y si no crees en DIOS… es igual.
Cuando te alejes de ti mismo, algo llegará para explicarte el camino.

Daniel Adrián Madeiro
Con Verdad y Justicia, construyamos una Tierra digna de nuestros niños.





Daniel Adrián Madeiro

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 14-04-2011
Última modificación: 00-00-0000


editar deja comentario al poema

regresar





Copyright © 2005-2007 Poeta Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2005-2007 Virtual Poet Inc. Worldwide Copyrights.


           visitas únicas