portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

LA REVELACIÓN

Ese día no fue de sus mejores. En la oficina tuvo varios errores que pudieron haberle costado el mismo empleo, estuvo a punto de enviar unos documentos confidenciales a una persona que podría utilizarlos para perjudicar a los directivos de la empresa donde laboraba. Estaba cansada y aburrida, el tráfico era caótico, era viernes y también era quincena para cientos, miles de trabajadores, además de que muchas personas aprovechaban para ir al teatro, al cine o bien a cenar o a bailar. Decidió irse directamente a casa.

Hizo media hora de ejercicios, tomó una cena ligera consistente en fruta y queso, un vaso de leche y prendió unas pajillas de incienso, una vela aromática, tomó un baño de rosas. Encendió el foco que simulaba leña ardiendo pues tenía una chimenea, se puso en posición de loto y comenzó a relajarse centrándose en su respiración. Su mente poco a poco se aquietó y quedó en blanco, escuchó una voz interior que le decía: Estoy aquí, en ti misma, soy tu visita perenne. Soy tu VOZ INTERIOR, Soy la PAZ, Soy el AMOR, SOY DIOS EN TI. Cuantas veces quieras encontrarme, búscame, aquí estoy, dentro de tu corazón.


GÉMINIS

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 29-09-2002
Última modificación: 00-00-0000


editar deja comentario al poema

regresar









portal de la palabra virtual














LA REVELACIÓN

Ese día no fue de sus mejores. En la oficina tuvo varios errores que pudieron haberle costado el mismo empleo, estuvo a punto de enviar unos documentos confidenciales a una persona que podría utilizarlos para perjudicar a los directivos de la empresa donde laboraba. Estaba cansada y aburrida, el tráfico era caótico, era viernes y también era quincena para cientos, miles de trabajadores, además de que muchas personas aprovechaban para ir al teatro, al cine o bien a cenar o a bailar. Decidió irse directamente a casa.

Hizo media hora de ejercicios, tomó una cena ligera consistente en fruta y queso, un vaso de leche y prendió unas pajillas de incienso, una vela aromática, tomó un baño de rosas. Encendió el foco que simulaba leña ardiendo pues tenía una chimenea, se puso en posición de loto y comenzó a relajarse centrándose en su respiración. Su mente poco a poco se aquietó y quedó en blanco, escuchó una voz interior que le decía: Estoy aquí, en ti misma, soy tu visita perenne. Soy tu VOZ INTERIOR, Soy la PAZ, Soy el AMOR, SOY DIOS EN TI. Cuantas veces quieras encontrarme, búscame, aquí estoy, dentro de tu corazón.


GÉMINIS

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 29-09-2002
Última modificación: 00-00-0000


editar deja comentario al poema

regresar





Copyright © 2005-2007 Poeta Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2005-2007 Virtual Poet Inc. Worldwide Copyrights.


           visitas únicas