portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

LA MORADA DE LA PAZ SUPREMA.

En la penumbra de la alcoba, apenas iluminada con una pequeña lamparilla de aceite, Ricardo se esforzaba por leer el diario de Fernanda, por descubrir algún indicio que lo llevara a resolver el enigma que había esfumado su relación amorosa. Habían pasado ya tres meses y no lograba aun conocer el motivo por el cual había desaparecido de su vida, ya que su relación se consolidaba día a día y tenía pensado pedirle matrimonio en el verano. Primero se comunicó con sus padres quienes también estaban angustiados pues habían tres cuatro días sin que les llamara cuando lo hacía diariamente. Buscó a sus amistades, fue los hospitales, al forense, acudió a su trabajo en donde estaban a punto de levantarle una demanda por abandono. Decidió denunciar su desaparición. Transcurrió un mes y todavía no se sabía que le había ocurrido. Ricardo no podía dejar de pensar en ella, y los abogados lo interrogaban varias veces a la semana, lo tenían vigilado, habían intervenido su teléfono. Esa noche encontró el diario de Fernanda pero no contenía ninguna pista para su localización. El pesar y la tristeza lo deprimían. Pensaba en cosas terribles… De nuevo acude al diario, y al voltear la última página, encuentra un dibujo a lápiz, era una flor de loto. Fernanda trabajaba como caricaturista en una revista política en la cual hacía los cartones, era muy acertada, ya había recibido un premio nacional. Desconocía el significado de la flor de loto pero indudablemente pensaba que era la clave de su desaparición. Al día siguiente llamó a sus amigas para contarles este hallazgo, pero ni ellas, ni sus padres, ni sus compañeros de trabajo pudieron descifrarlo. Llevó el diario al Ministerio Público para su escrutinio.

Ricardo no se daba por vencido, estaba seguro que en ese dibujo estaba el enigma. Pasaba horas y horas frente a la flor de loto. Una madrugada despertó y abrió el diario, observó por más de media hora el dibujo y en un momento dado, él mismo se introdujo en la flor, y viajó al centro de su corazón, allí encontró otra de color dorado y visualizó un pequeño pueblo de la India, un Ashram, se formaron unas letras en su mente y visualizó a Fernanda con un rostro diferente al que le conocía, ahora irradiaba una paz interior profunda, transmitía una felicidad increíble y meditaba con cánticos, su aura era inmensa...

Comunicó a todos los involucrados su sueño. Varios agentes viajarían con él al Ashram, llamado Prashanti Nilayan, conocido también como la morada de la paz suprema. Al fin se reuniría con su amada, estaba completamente seguro de encontrarla en ese sitio..., pronto llegaría a su destino.


GÉMINIS

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 19-05-2003
Última modificación: 18-05-2020


editar deja comentario al poema

regresar









portal de la palabra virtual














LA MORADA DE LA PAZ SUPREMA.

En la penumbra de la alcoba, apenas iluminada con una pequeña lamparilla de aceite, Ricardo se esforzaba por leer el diario de Fernanda, por descubrir algún indicio que lo llevara a resolver el enigma que había esfumado su relación amorosa. Habían pasado ya tres meses y no lograba aun conocer el motivo por el cual había desaparecido de su vida, ya que su relación se consolidaba día a día y tenía pensado pedirle matrimonio en el verano. Primero se comunicó con sus padres quienes también estaban angustiados pues habían tres cuatro días sin que les llamara cuando lo hacía diariamente. Buscó a sus amistades, fue los hospitales, al forense, acudió a su trabajo en donde estaban a punto de levantarle una demanda por abandono. Decidió denunciar su desaparición. Transcurrió un mes y todavía no se sabía que le había ocurrido. Ricardo no podía dejar de pensar en ella, y los abogados lo interrogaban varias veces a la semana, lo tenían vigilado, habían intervenido su teléfono. Esa noche encontró el diario de Fernanda pero no contenía ninguna pista para su localización. El pesar y la tristeza lo deprimían. Pensaba en cosas terribles… De nuevo acude al diario, y al voltear la última página, encuentra un dibujo a lápiz, era una flor de loto. Fernanda trabajaba como caricaturista en una revista política en la cual hacía los cartones, era muy acertada, ya había recibido un premio nacional. Desconocía el significado de la flor de loto pero indudablemente pensaba que era la clave de su desaparición. Al día siguiente llamó a sus amigas para contarles este hallazgo, pero ni ellas, ni sus padres, ni sus compañeros de trabajo pudieron descifrarlo. Llevó el diario al Ministerio Público para su escrutinio.

Ricardo no se daba por vencido, estaba seguro que en ese dibujo estaba el enigma. Pasaba horas y horas frente a la flor de loto. Una madrugada despertó y abrió el diario, observó por más de media hora el dibujo y en un momento dado, él mismo se introdujo en la flor, y viajó al centro de su corazón, allí encontró otra de color dorado y visualizó un pequeño pueblo de la India, un Ashram, se formaron unas letras en su mente y visualizó a Fernanda con un rostro diferente al que le conocía, ahora irradiaba una paz interior profunda, transmitía una felicidad increíble y meditaba con cánticos, su aura era inmensa...

Comunicó a todos los involucrados su sueño. Varios agentes viajarían con él al Ashram, llamado Prashanti Nilayan, conocido también como la morada de la paz suprema. Al fin se reuniría con su amada, estaba completamente seguro de encontrarla en ese sitio..., pronto llegaría a su destino.


GÉMINIS

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 19-05-2003
Última modificación: 18-05-2020


editar deja comentario al poema

regresar





Copyright © 2005-2007 Poeta Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2005-2007 Virtual Poet Inc. Worldwide Copyrights.


           visitas únicas