portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

Papá, alias Don Elías

Lagrimas del hombre, tan fuerte, que fue mi héroe, tan dulce como el mejor caramelo, tan gentil como un pétalo de rosa.

Quien me enseño a amar a la tierra, a cultivarla y agradecerle por sus frutos.

Aquel que miró conmigo las estrellas, los amaneceres.

Hoy ya no eres un roble, te ves y te sientes tan frágil.

Hoy te vi llorar, por tus males, por tus perdidas, por tu pasado y por tu cruel historia.

Padre, tú nos forjaste y somos a tú semejanza , pero con el toque de tú GRAN DAMA.

Mezcla de castas, ideas y de tantas cosas.

Hoy te veo, me veo...

¡Tú lloras por tus piernas dolidas, tu corazón roto de tristeza por que de ocho, siete y de siete, uno y de uno a veces ninguno.

¿Qué ingratos somos los hijos?

¿Quién te defiende?

¿Con quién miras las estrellas y los amaneceres?

¿Dónde quedará tanta sapiciencia?

Yo , la última, te ofrezco mi amor, mi mano, mi hombro y quedarme contigo.

Hombre, Padre, amigo, compañero, no han pasado tus mejores años, solo la juventud reposa en la senda del olvido.

Deja la amargura, ¡Padre mío si pudiera tener la receta mágica para ser feliz!

Hace muchos ayeres que no existirían las penas en el mundo.

Solo recuerda:-Nadie, sabe como ser Padre, todos hacen su mejor esfuerzo; y sabes, no hay Padres malos, sólo Padres con buenas intenciones-.

¡OCTAGENARIO DON ELÍAS, mira bien ,eres amado y no estas solo!


Cinnerea

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 21-05-2003
Última modificación: 29-06-2003


editar deja comentario al poema

regresar









portal de la palabra virtual
















Copyright © 2005-2007 Poeta Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2005-2007 Virtual Poet Inc. Worldwide Copyrights.


           visitas únicas