portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

ENREDOS AMISTOSOS



Siempre desde hace mas de cinco años ,Ruth y Ricardo peleaban y bromeaban, entre juegos y juegos llenaron sus vidas triste de alegría. Ambos de almas similares con pasiones como: la música, la pintura, la lectura, la investigación y los felinos.
Ruth una sencilla pero prominente profesionista, destacada en su área por su calidad humana ,siempre sintió que Ricardo tenia un secreto que le impedía ser mas amable con sus pacientes y con sus compañeros.
El ya casi entraba a los 42 años u hombre delgado, moreno de buen porte, intelectual , cursos su carrera con honores, fue jefe y director.
Los rumores de los maltratos hacia todos se generalizaban pero Ruth no lo creía, así que en el tiempo , que empezaron a trabajar juntos ella lo observaba detenidamente, sabia que había algo que no era congruente, entre las ¡ BUENAS TARDES! Y comentarios sobre algunos pacientes afines( casos de la araña como se dice en el área), fue descubriendo como laboraba y contemplo que su hosquedad, pero también su gran ternura.
El tiempo acorto las distancias entre ellos e hicieron un gran equipo el en su área médica y ella en su área social y psicológica.
Al terminar el año de rotativa por ese modulo Ruth se despidió de sus diez médica y recepcionistas, agradeció su apoyo y se puso a sus ordenes.
Llego la navidad con toda su magia y sin mas Ruth, el obsequio a Ricardo una linda minina color de oro.
El estaba trabajando cuando ella llego con su “peludo y diminuto regalo”.
Entonces Ricardo corazón de piedra, se rompió y una luz de ternura resplandeció iluminando su rostro, la abrazo y la beso en la mejilla.
Ruth solo observo l marcharse que Ricardo jugaba como un niño con su nueva dama, se acerco le dio un fuerte abrazo y al oído le deseo ¡Feliz año nuevo!.
A inicios del año Ruth regreso de vacaciones y Ricardo le lleno la oficina de flores de muñecos, descubrió que ambos escribían.
Puntos mas que compartir por las tardes se reúnen a mirar por el balcón del tercer piso el atardecer, miran, miran, y miran como la luna se apodera del firmamento y de sus corazones


Cinnerea

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 14-07-2003
Última modificación: 00-00-0000


editar deja comentario al poema

regresar









portal de la palabra virtual














ENREDOS AMISTOSOS



Siempre desde hace mas de cinco años ,Ruth y Ricardo peleaban y bromeaban, entre juegos y juegos llenaron sus vidas triste de alegría. Ambos de almas similares con pasiones como: la música, la pintura, la lectura, la investigación y los felinos.
Ruth una sencilla pero prominente profesionista, destacada en su área por su calidad humana ,siempre sintió que Ricardo tenia un secreto que le impedía ser mas amable con sus pacientes y con sus compañeros.
El ya casi entraba a los 42 años u hombre delgado, moreno de buen porte, intelectual , cursos su carrera con honores, fue jefe y director.
Los rumores de los maltratos hacia todos se generalizaban pero Ruth no lo creía, así que en el tiempo , que empezaron a trabajar juntos ella lo observaba detenidamente, sabia que había algo que no era congruente, entre las ¡ BUENAS TARDES! Y comentarios sobre algunos pacientes afines( casos de la araña como se dice en el área), fue descubriendo como laboraba y contemplo que su hosquedad, pero también su gran ternura.
El tiempo acorto las distancias entre ellos e hicieron un gran equipo el en su área médica y ella en su área social y psicológica.
Al terminar el año de rotativa por ese modulo Ruth se despidió de sus diez médica y recepcionistas, agradeció su apoyo y se puso a sus ordenes.
Llego la navidad con toda su magia y sin mas Ruth, el obsequio a Ricardo una linda minina color de oro.
El estaba trabajando cuando ella llego con su “peludo y diminuto regalo”.
Entonces Ricardo corazón de piedra, se rompió y una luz de ternura resplandeció iluminando su rostro, la abrazo y la beso en la mejilla.
Ruth solo observo l marcharse que Ricardo jugaba como un niño con su nueva dama, se acerco le dio un fuerte abrazo y al oído le deseo ¡Feliz año nuevo!.
A inicios del año Ruth regreso de vacaciones y Ricardo le lleno la oficina de flores de muñecos, descubrió que ambos escribían.
Puntos mas que compartir por las tardes se reúnen a mirar por el balcón del tercer piso el atardecer, miran, miran, y miran como la luna se apodera del firmamento y de sus corazones


Cinnerea

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 14-07-2003
Última modificación: 00-00-0000


editar deja comentario al poema

regresar





Copyright © 2005-2007 Poeta Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2005-2007 Virtual Poet Inc. Worldwide Copyrights.


           visitas únicas