portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

Caminos extraños

Caminos extraños


Amanecía, el sol asomaba por las rendijas de las ventanas y las puertas. El sonido del amanecer inundaba el espacio y llegaba a sus oídos desperezando su cuerpo en los bostezos y estiramientos de cada mañana en la consciencia del cuerpo que se siente vivo y vuelve a la vida agitada después del reposo y el dormir profundo, el que es, como una especie de muerte a la que todos los días nos rendimos, como un entrenamiento al que Dios nos somete, para ir acostumbrándonos al dormir eterno.

Abría lentamente sus ojos y en medio del volver de la nada o de los sueños que grabados quedaron en ese limbo de la memoria, que a veces se afinca y aparece en el yo consciente y otras, en la mayoría de las veces, se pierde y no sabemos si lo que apenas recordamos es real o una trampa del destino, en el no saber si se vivió o se viene del mañana en recuerdos de lo que ya vivimos, así, en su despabilarse, sus pupilas se acomodaban lentamente a la luz que ya comenzaba a cegar, adaptándose a ella y saboreando en su boca el amargo gusto que paradójicamente da el despertar.

Se decía, - un día más, otras horas en este tiempo para sobrevivir, para seguir en la rutina, para buscar el sustento, para abrigarme o para buscar la sombra que me proteja del sol o del calor, un día más para ser
en esta tierra a la que fui expulsada sin manual debajo del brazo, que me indicara la manera cómo se vive entre los vivos, donde he tenido que rasgar los espacios donde me ha tocado estar, donde he sido una más o una menos, dependiendo de los otros y de mí misma en este pasar la vida queriendo dejar huellas y que sin embargo, al mirar atrás, algunas se van borrando por el viento que pasa o por la carrera emprendida que sólo rastros en los surcos queda de la vida que ha querido ser en la vida de quienes hemos amado o en el sitio donde nos ha tocado trabajar para poder subsistir cada día. -

Tomó un baño largo, tenía tiempo y dejó que el agua que rodaba por su cuerpo tonificara sus músculos y despejara su mente , hoy particularmente sumida en la nostalgia y en la tristeza de la soledad en la que estaba sumergida desde hacía más de un año... ¡Un año, ya!, parecía mentira, un chiste de la vida, una mueca del destino...¡un año!

La espuma del jabón recorriendo su cuerpo le trajo en tropel todos los recuerdos...

- ¡Mi amor, dónde está el pantalón gris de este traje!, le gritaba Gerardo desde el “vestiaire” de la habitación, ¡no lo consigo!-
Y Natalia con una sonrisa luminosa en los labios que en la noche habían sido bebidos en los besos de la pasión al hacer el amor, salía del baño, apenas secándose y destilando agua para poner al frente de Gerardo el pantalón que estaba a la vista en el perchero colgado y que éste en su distracción habitual, no encontraba.

Eran días felices, eran días llenos de todas las pequeñas cosas del diario vivir y que hacían de la pareja el complemento que cada uno sentía era el otro. Compartían tantas cosas, tantos gustos en común, tantas fantasías que cada uno tenía y parecía que al fín se habían encontrado los dos para hacerlas realidad.

Gerardo, un hombre maduro, terminando la década de los cuarenta, con una experiencia corrida de la vida. Divorciado tres hijos, tres nietos, estabilidad económica , un trabajo que adoraba y un futuro entre las manos y lo que le parecía más grande aún, haber encontrado al borde de sus años otoñales a la mujer que siempre soñó encontrar.

Natalia, una profesional del Derecho, abogada de todas las causas, contestataria, rebelde, incisiva, pero amorosa y leal con sus afectos. Soltera, de 36 años, sin hijos. Venía de una relación de pareja de años que nunca se concretó en matrimonio, tenían la misma profesión y a fuerza de competencia se fueron agriando los tiempos de estar juntos y terminaron en constantes conflictos. Nunca se plantearon el tener hijos, estaban conscientes de que no eran los padres ideales para ningún niño.

Gerardo llegó a la vida de Natalia de una manera extraña, de una manera poco común. Buscaba a un abogado que se hiciera cargo de los trámites de su divorcio, un divorcio que a todas luces era difícil y largo por todo lo invertido en los años que estuvieron casados y por los hijos que a pesar de tener ya sus propias vidas, no aceptaban la separación de sus padres y se oponían tenazmente a ello.

Ninguno de sus amigos se quería hacer cargo del caso, no querían involucrarse y tener que tomar partido por alguno de los dos. Al salir Gerardo del bufete de uno de ellos, tropezó en la salida con una mujer, tenía los ojos negros como el azabache, cabellos cortos y peinados al descuido, más bien robusta, nada delgada como una modelo, no, sin ser obesa una mujer grande y de hacerse sentir a su paso. Tenía un rostro agradable y sin ser una mujer hermosa se podía decir que era una mujer bonita, al tropezar con ella, saltaron al piso papeles y carpetas que ella llevaba, al excusarse y comenzar a ayudarla a recoger todo lo esparcido, leyó al descuido el membrete de una de las carpetas: Natalia Sánchez Ugarte, Licenciada en Leyes.
Después de recoger los papeles y pedir disculpas, la invitó a tomar un café, invitación que ella sin saber por qué, aceptó, al mirar al hombre que casi la tumba, algo en ella se encendió dejando paso a su instinto. Gerardo, mientras se presentaba, pedía disculpas y tomaban en la cafetería del edificio el café ofrecido, le pidió de una vez se hiciera cargo de la tramitación de su divorcio. Natalia sin saber por qué actuaba así, ya que era recelosa de muchas cosas, aceptó representarlo.

Comenzando acá la historia de amor que los envolvió en el tiempo que siguieron juntos.

Gerardo se divorció y se fue a vivir con Natalia, los primeros meses fueron realmente maravillosos, se compenetraron a tal punto que sentían no podían vivir el uno sin el otro.

Natalia, nunca preguntaba nada, confiaba plenamente en Gerardo, quien por razones de su trabajo, era arquitecto, viajaba con regularidad por el país y fuera de él. Siempre llegaban esos momentos de viaje, cuando Natalia estaba a punto de litigar algún caso o le era imposible acompañarlo. Alguna vez, después del regreso de uno de sus viajes notó que Gerardo regresó más tarde en días de lo pautado y como extraño, como sumido en una tristeza o en una reflexión constante, por más que le inquiría Natalia le dijera qué pasaba, siempre obtenía la misma respuesta, -nada, mi amor, el trabajo, ya sabes, ¡ah, y los chicos que me llamaron y Gerardito que se encuentra con gripe y ya conoces esas cosas que siempre pasan-

Así por días, y ya nunca más fue el mismo, era como imperceptible, pero Natalia lo presentía en su piel y en los sonidos de su voz.

Una mañana, cuando Gerardo había salido para su trabajo, Natalia, recibió una llamada telefónica que le cambió la vida...

-Aló, buenos días, por favor, ¿ me comunica con el arquitecto Gerardo Landiz?-
escuchó Natalia al otro lado de la línea telefónica,
- quién lo llama, no se encuentra, ya salió para su trabajo-
-Disculpe, soy su esposa Elena y me urge hablar con él-
-¿Su esposa? casi gritó Natalia-
-sí, su esposa, y usted es... ¿la señora encargada de la limpieza?-
le inquirió Elena, Natalia no salía de su estupor, ¡las palabras de Elena!, la palabra:¡esposa! retumbaba sin cesar en su cerebro, como un eco volvía y volvía a escucharla.
¡Su esposa!, colgó sin responder, no podía hablar, el asombro la había enmudecido. Todo lo que era luz se volvió gris, su corazón comenzó a latir con fuerza y no atinaba a ordenar sus ideas debidamente.
¡Su esposa!, eso explicaba su comportamiento extraño desde hacía mucho tiempo ya, eso explicaba, los momentos de distracción cada vez más frecuentes, las conversaciones telefónicas en voz baja y siempre desde su celular y cuando ella llegaba notaba que cortaba abruptamente la llamada y tartamudeaba sin darse cuenta, hablando atropelladamente.
Eso explicaba lo que para ella no tenía explicación.
Lo esperó, no pudo salir, se sentó en el sofá de la sala con una jarra de chocolate caliente, no sabía por qué pero cada vez que algo la sacudía o le pasaba emocionalmente, tomaba chocolate.

Gerardo llegó una hora antes de lo previsto, no se dio cuenta que ella estaba sentada en la sala, lo siguió con sigilo y lo encontró en la habitación preparando valijas y hablando por teléfono.

__¿Te vas de viaje?__ No me lo habías dicho. Le dijo Natalia y éste tratando de mantener firme la voz, sólo atinaba a decir___ déjame que te explique, la construcción del complejo comercial en Caracas ha presentado un problema y debo irme con urgencia__

Natalia, mirándolo fijamente recordaba las veces que de improviso últimamente había salido de la casa. Recordaba la mirada perdida y la sensación tantas veces sentida de saber que estaba hablando sólo para ella, porque Gerardo no estaba en alma allí.

Respiró profundo y tocándolo por un brazo para acaparar su atención le dijo__hazme un favor Gerardo, llévate todas tus cosas, llévate: tu ropa, tus papeles, tu pc, todo lo que es tuyo y llévate además lo que me diste diciéndome que yo era el amor de tu vida, el único y verdadero amor._
__Llévate todo lo que trajiste, deja el amor que te ofrecí y te di por entero, deja guindado en el perchero las ilusiones que en mí forjaste, vete de esta casa y vete de mi vida__

Gerardo saliendo de un asombro anunciado, le dijo que no sabía por qué estaba diciendo eso, que él no quería irse para siempre, que sólo era un viaje de trabajo, que no fuera tontica, que por qué le decía eso, que si no sabía que la amaba por encima de todo.
Natalia, se volvió lentamente, lo miró inexpresiva y sólo le dijo:__ Elena llamó__
Gerardo, empacó todas sus cosas y sin decir una palabra se fue, sabiendo que ya era para siempre.

Natalia terminó de bañarse, se vistió y salió de la casa caminando lentamente hasta el sitio de su trabajo, calles más abajo de su casa. El frío de la mañana apenas se disipaba y el aroma de las montañas llegaba suave a la ciudad enclavada entre ellas. Al llegar, al edificio donde tenía su bufete, un hombre sale casi corriendo, mirando hacia atrás y tropieza con ella, desparramándose todos los manuscritos del portafolio que se abrió con el impacto de la caída al piso.
__Perdone usted, por favor discúlpeme, permítame recoger todo esto...
me presento, mi nombre es Carlos Luis Fontana y soy Ingeniero.....__

Natalia como si el tiempo no hubiera pasado y no hubiera vivido una historia similar, sonrió y se quedó escuchando y esperando la invitación al café que tomaron después.

Así la vida, el pasar la vida, nos repite historias en caminos extraños.


Migdalia B. Mansilla R.
Octubre 21 de 2003


Migbet

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 21-10-2003
Última modificación: 00-00-0000


editar deja comentario al poema

regresar









portal de la palabra virtual














Caminos extraños

Caminos extraños


Amanecía, el sol asomaba por las rendijas de las ventanas y las puertas. El sonido del amanecer inundaba el espacio y llegaba a sus oídos desperezando su cuerpo en los bostezos y estiramientos de cada mañana en la consciencia del cuerpo que se siente vivo y vuelve a la vida agitada después del reposo y el dormir profundo, el que es, como una especie de muerte a la que todos los días nos rendimos, como un entrenamiento al que Dios nos somete, para ir acostumbrándonos al dormir eterno.

Abría lentamente sus ojos y en medio del volver de la nada o de los sueños que grabados quedaron en ese limbo de la memoria, que a veces se afinca y aparece en el yo consciente y otras, en la mayoría de las veces, se pierde y no sabemos si lo que apenas recordamos es real o una trampa del destino, en el no saber si se vivió o se viene del mañana en recuerdos de lo que ya vivimos, así, en su despabilarse, sus pupilas se acomodaban lentamente a la luz que ya comenzaba a cegar, adaptándose a ella y saboreando en su boca el amargo gusto que paradójicamente da el despertar.

Se decía, - un día más, otras horas en este tiempo para sobrevivir, para seguir en la rutina, para buscar el sustento, para abrigarme o para buscar la sombra que me proteja del sol o del calor, un día más para ser
en esta tierra a la que fui expulsada sin manual debajo del brazo, que me indicara la manera cómo se vive entre los vivos, donde he tenido que rasgar los espacios donde me ha tocado estar, donde he sido una más o una menos, dependiendo de los otros y de mí misma en este pasar la vida queriendo dejar huellas y que sin embargo, al mirar atrás, algunas se van borrando por el viento que pasa o por la carrera emprendida que sólo rastros en los surcos queda de la vida que ha querido ser en la vida de quienes hemos amado o en el sitio donde nos ha tocado trabajar para poder subsistir cada día. -

Tomó un baño largo, tenía tiempo y dejó que el agua que rodaba por su cuerpo tonificara sus músculos y despejara su mente , hoy particularmente sumida en la nostalgia y en la tristeza de la soledad en la que estaba sumergida desde hacía más de un año... ¡Un año, ya!, parecía mentira, un chiste de la vida, una mueca del destino...¡un año!

La espuma del jabón recorriendo su cuerpo le trajo en tropel todos los recuerdos...

- ¡Mi amor, dónde está el pantalón gris de este traje!, le gritaba Gerardo desde el “vestiaire” de la habitación, ¡no lo consigo!-
Y Natalia con una sonrisa luminosa en los labios que en la noche habían sido bebidos en los besos de la pasión al hacer el amor, salía del baño, apenas secándose y destilando agua para poner al frente de Gerardo el pantalón que estaba a la vista en el perchero colgado y que éste en su distracción habitual, no encontraba.

Eran días felices, eran días llenos de todas las pequeñas cosas del diario vivir y que hacían de la pareja el complemento que cada uno sentía era el otro. Compartían tantas cosas, tantos gustos en común, tantas fantasías que cada uno tenía y parecía que al fín se habían encontrado los dos para hacerlas realidad.

Gerardo, un hombre maduro, terminando la década de los cuarenta, con una experiencia corrida de la vida. Divorciado tres hijos, tres nietos, estabilidad económica , un trabajo que adoraba y un futuro entre las manos y lo que le parecía más grande aún, haber encontrado al borde de sus años otoñales a la mujer que siempre soñó encontrar.

Natalia, una profesional del Derecho, abogada de todas las causas, contestataria, rebelde, incisiva, pero amorosa y leal con sus afectos. Soltera, de 36 años, sin hijos. Venía de una relación de pareja de años que nunca se concretó en matrimonio, tenían la misma profesión y a fuerza de competencia se fueron agriando los tiempos de estar juntos y terminaron en constantes conflictos. Nunca se plantearon el tener hijos, estaban conscientes de que no eran los padres ideales para ningún niño.

Gerardo llegó a la vida de Natalia de una manera extraña, de una manera poco común. Buscaba a un abogado que se hiciera cargo de los trámites de su divorcio, un divorcio que a todas luces era difícil y largo por todo lo invertido en los años que estuvieron casados y por los hijos que a pesar de tener ya sus propias vidas, no aceptaban la separación de sus padres y se oponían tenazmente a ello.

Ninguno de sus amigos se quería hacer cargo del caso, no querían involucrarse y tener que tomar partido por alguno de los dos. Al salir Gerardo del bufete de uno de ellos, tropezó en la salida con una mujer, tenía los ojos negros como el azabache, cabellos cortos y peinados al descuido, más bien robusta, nada delgada como una modelo, no, sin ser obesa una mujer grande y de hacerse sentir a su paso. Tenía un rostro agradable y sin ser una mujer hermosa se podía decir que era una mujer bonita, al tropezar con ella, saltaron al piso papeles y carpetas que ella llevaba, al excusarse y comenzar a ayudarla a recoger todo lo esparcido, leyó al descuido el membrete de una de las carpetas: Natalia Sánchez Ugarte, Licenciada en Leyes.
Después de recoger los papeles y pedir disculpas, la invitó a tomar un café, invitación que ella sin saber por qué, aceptó, al mirar al hombre que casi la tumba, algo en ella se encendió dejando paso a su instinto. Gerardo, mientras se presentaba, pedía disculpas y tomaban en la cafetería del edificio el café ofrecido, le pidió de una vez se hiciera cargo de la tramitación de su divorcio. Natalia sin saber por qué actuaba así, ya que era recelosa de muchas cosas, aceptó representarlo.

Comenzando acá la historia de amor que los envolvió en el tiempo que siguieron juntos.

Gerardo se divorció y se fue a vivir con Natalia, los primeros meses fueron realmente maravillosos, se compenetraron a tal punto que sentían no podían vivir el uno sin el otro.

Natalia, nunca preguntaba nada, confiaba plenamente en Gerardo, quien por razones de su trabajo, era arquitecto, viajaba con regularidad por el país y fuera de él. Siempre llegaban esos momentos de viaje, cuando Natalia estaba a punto de litigar algún caso o le era imposible acompañarlo. Alguna vez, después del regreso de uno de sus viajes notó que Gerardo regresó más tarde en días de lo pautado y como extraño, como sumido en una tristeza o en una reflexión constante, por más que le inquiría Natalia le dijera qué pasaba, siempre obtenía la misma respuesta, -nada, mi amor, el trabajo, ya sabes, ¡ah, y los chicos que me llamaron y Gerardito que se encuentra con gripe y ya conoces esas cosas que siempre pasan-

Así por días, y ya nunca más fue el mismo, era como imperceptible, pero Natalia lo presentía en su piel y en los sonidos de su voz.

Una mañana, cuando Gerardo había salido para su trabajo, Natalia, recibió una llamada telefónica que le cambió la vida...

-Aló, buenos días, por favor, ¿ me comunica con el arquitecto Gerardo Landiz?-
escuchó Natalia al otro lado de la línea telefónica,
- quién lo llama, no se encuentra, ya salió para su trabajo-
-Disculpe, soy su esposa Elena y me urge hablar con él-
-¿Su esposa? casi gritó Natalia-
-sí, su esposa, y usted es... ¿la señora encargada de la limpieza?-
le inquirió Elena, Natalia no salía de su estupor, ¡las palabras de Elena!, la palabra:¡esposa! retumbaba sin cesar en su cerebro, como un eco volvía y volvía a escucharla.
¡Su esposa!, colgó sin responder, no podía hablar, el asombro la había enmudecido. Todo lo que era luz se volvió gris, su corazón comenzó a latir con fuerza y no atinaba a ordenar sus ideas debidamente.
¡Su esposa!, eso explicaba su comportamiento extraño desde hacía mucho tiempo ya, eso explicaba, los momentos de distracción cada vez más frecuentes, las conversaciones telefónicas en voz baja y siempre desde su celular y cuando ella llegaba notaba que cortaba abruptamente la llamada y tartamudeaba sin darse cuenta, hablando atropelladamente.
Eso explicaba lo que para ella no tenía explicación.
Lo esperó, no pudo salir, se sentó en el sofá de la sala con una jarra de chocolate caliente, no sabía por qué pero cada vez que algo la sacudía o le pasaba emocionalmente, tomaba chocolate.

Gerardo llegó una hora antes de lo previsto, no se dio cuenta que ella estaba sentada en la sala, lo siguió con sigilo y lo encontró en la habitación preparando valijas y hablando por teléfono.

__¿Te vas de viaje?__ No me lo habías dicho. Le dijo Natalia y éste tratando de mantener firme la voz, sólo atinaba a decir___ déjame que te explique, la construcción del complejo comercial en Caracas ha presentado un problema y debo irme con urgencia__

Natalia, mirándolo fijamente recordaba las veces que de improviso últimamente había salido de la casa. Recordaba la mirada perdida y la sensación tantas veces sentida de saber que estaba hablando sólo para ella, porque Gerardo no estaba en alma allí.

Respiró profundo y tocándolo por un brazo para acaparar su atención le dijo__hazme un favor Gerardo, llévate todas tus cosas, llévate: tu ropa, tus papeles, tu pc, todo lo que es tuyo y llévate además lo que me diste diciéndome que yo era el amor de tu vida, el único y verdadero amor._
__Llévate todo lo que trajiste, deja el amor que te ofrecí y te di por entero, deja guindado en el perchero las ilusiones que en mí forjaste, vete de esta casa y vete de mi vida__

Gerardo saliendo de un asombro anunciado, le dijo que no sabía por qué estaba diciendo eso, que él no quería irse para siempre, que sólo era un viaje de trabajo, que no fuera tontica, que por qué le decía eso, que si no sabía que la amaba por encima de todo.
Natalia, se volvió lentamente, lo miró inexpresiva y sólo le dijo:__ Elena llamó__
Gerardo, empacó todas sus cosas y sin decir una palabra se fue, sabiendo que ya era para siempre.

Natalia terminó de bañarse, se vistió y salió de la casa caminando lentamente hasta el sitio de su trabajo, calles más abajo de su casa. El frío de la mañana apenas se disipaba y el aroma de las montañas llegaba suave a la ciudad enclavada entre ellas. Al llegar, al edificio donde tenía su bufete, un hombre sale casi corriendo, mirando hacia atrás y tropieza con ella, desparramándose todos los manuscritos del portafolio que se abrió con el impacto de la caída al piso.
__Perdone usted, por favor discúlpeme, permítame recoger todo esto...
me presento, mi nombre es Carlos Luis Fontana y soy Ingeniero.....__

Natalia como si el tiempo no hubiera pasado y no hubiera vivido una historia similar, sonrió y se quedó escuchando y esperando la invitación al café que tomaron después.

Así la vida, el pasar la vida, nos repite historias en caminos extraños.


Migdalia B. Mansilla R.
Octubre 21 de 2003


Migbet

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 21-10-2003
Última modificación: 00-00-0000


editar deja comentario al poema

regresar





Copyright © 2005-2007 Poeta Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2005-2007 Virtual Poet Inc. Worldwide Copyrights.


           visitas únicas