portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

SOY PARA TI...

Así es, no lo dudes amiga ni un instante..., conmigo serás feliz, intensamente feliz, te sentirás la mujer más amada, la más realizada, la más valorada, la más respetada, tendrás a mi lado toda mi devoción, todo mi amor..., desde este instante, soy para ti todo lo que has anhelado, lo que has buscado tanto tiempo, lo que has soñado..., fija tus ojos en mis ojos, tus oídos que no pierdan palabra alguna y tus manos, deja que vuelen..., no te impacientes..., tú sabes que soy para ti...

Pasaron las horas, los días, las semanas, algunos meses y esas mismas palabras ahora ya no tenían el efecto anterior. Luisa estaba cansada, sin aliento,
totalmente abatida, además muy aflijida y preocupada..., había empeñado sus alhajas y también había vendido su auto..., sus ojeras la delataban,
no dormía lo suficiente, comía muy poco, en su trabajo tenía muchos errores, a veces palidecía intensamente...

Un día tuvo el valor suficiente y fue a despedirse de su amor, más que eso era su esclava, si en eso se había convertido, había pasado de ser su amiga, a ser su confidente, su novia, su querida, su amante, su esclava, si su esclava..., pero ya estaba decidida, ese día sería el último, ya no volvería jamás a su lado, la decisión era terminante... Salió con una sonrisa, se había quitado un peso de encima, jamás volvería al cacino, ¡jamás...!


GÉMINIS

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 08-12-2003
Última modificación: 09-12-2003


editar deja comentario al poema

regresar









portal de la palabra virtual














SOY PARA TI...

Así es, no lo dudes amiga ni un instante..., conmigo serás feliz, intensamente feliz, te sentirás la mujer más amada, la más realizada, la más valorada, la más respetada, tendrás a mi lado toda mi devoción, todo mi amor..., desde este instante, soy para ti todo lo que has anhelado, lo que has buscado tanto tiempo, lo que has soñado..., fija tus ojos en mis ojos, tus oídos que no pierdan palabra alguna y tus manos, deja que vuelen..., no te impacientes..., tú sabes que soy para ti...

Pasaron las horas, los días, las semanas, algunos meses y esas mismas palabras ahora ya no tenían el efecto anterior. Luisa estaba cansada, sin aliento,
totalmente abatida, además muy aflijida y preocupada..., había empeñado sus alhajas y también había vendido su auto..., sus ojeras la delataban,
no dormía lo suficiente, comía muy poco, en su trabajo tenía muchos errores, a veces palidecía intensamente...

Un día tuvo el valor suficiente y fue a despedirse de su amor, más que eso era su esclava, si en eso se había convertido, había pasado de ser su amiga, a ser su confidente, su novia, su querida, su amante, su esclava, si su esclava..., pero ya estaba decidida, ese día sería el último, ya no volvería jamás a su lado, la decisión era terminante... Salió con una sonrisa, se había quitado un peso de encima, jamás volvería al cacino, ¡jamás...!


GÉMINIS

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 08-12-2003
Última modificación: 09-12-2003


editar deja comentario al poema

regresar





Copyright © 2005-2007 Poeta Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2005-2007 Virtual Poet Inc. Worldwide Copyrights.


           visitas únicas