portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

Cielo en la piel

Cielo en la piel, caminó por el mundo. Queriendo saber que es amar profundo.
Llevaba en sus brazos un canasto de mimbre mágico( ya que todo lo que depositará en el se haría pequeñito)donde portaba: estrellas, nubes, sol, lluvia, arco iris; en fin todo lo que contiene la bóveda celeste.
Camino del Norte al Centro, mirando, tocando, recolectando, flores, caricias, besos y sus preferidos”sueños de enamorados”.
Del Centro lentamente, llego al Sur y cándidamente admiro a las personas de ahí. Gozando de su peculiar forma de amar. Entre todas ellas encontró un ángel sin alas, pero con una enorme coraza, que soñaba y soñaba, pero “poco amaba”.
Cielo en la piel, sintió mucho dolor; al ver que el ángel rechazaba toda caricia, todo el amor, ¡renegaba y huía!..
Decidió entonces, sacar de su canasta un sueño del Norte y espero pacientemente...
El sueño del Norte, trajo algunos cambios al ángel, pero seguía resintiéndose, tratando de no dejar crecer sus alas.
Cielo en la piel, buscó un sobre donde había guardado la confianza y la fe y la esparció sobre él.
Volvió a esperar; curiosamente.. Mientras dormía el ángel, le brotaron alas y soñaba como siempre en usarlas. Despertó gruñendo y muy molesto descubrió sus alas y que sentía amor. Grito - ¡NO QUIERO ESTO!....
Y en un arranque de rabia tiro de las nuevas alas hasta arrancarlas. Aguantando el dolor ni una lagrima derramo.
Cielo en la piel, lloró, lloró y lloró por este ángel tan cruel.
Decidió buscara en su canasta un poquito de todo ese amor profundo que había recolectado en todo el mundo. Preparo una posición y al ángel se la vertió en el corazón.
Ahora, Cielo en la piel, ya conoce que es amara con profundidad. Ha dejado un ÁNGEL CELESTIA, que feliz esta, que sueñas romances, algunos los hace realidad.
Cielo en la piel, regresa a su bóveda celeste con gran satisfacción. Ahora ella siente, el amor con gran pasión. Y, cuando piensa en aquel ángel se pueden mirar en un solo instante en el cielo estrellas, nubes, arco iris, relámpagos, mariposas en fin mil cosas.
1822005


Cinnerea

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 04-06-2005
Última modificación: 00-00-0000


editar deja comentario al poema ver mensajes ver comentarios al poema

regresar









portal de la palabra virtual
















Copyright © 2005-2007 Poeta Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2005-2007 Virtual Poet Inc. Worldwide Copyrights.


           visitas únicas