portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

LA HISTORIA DE GAZAPO (17)

¿A poco no? Yo hubiera preferido una mentada, no este poema, pero bueno, así era Gazapo, era un hablador, ¡un hocicón! Esos "No te vuelvo a llamar"... ni él mismo se los creía. A Gazapo le costaban mucho trabajo las despedidas...

Si es cierto, como dicen, que el alcoholismo es una enfermedad, entonces no cabe duda, Gazapo era un hombre enfermo, era un adicto empedernido... no tomaba ni una copa... era un adicto al amor, pero al amor verdadero, no a la aventura; al amor duradero, no a la calentura... ¡Por eso le costaban tanto trabajo las despedidas!


¿Por qué pienso tanto
en una despedida?
¿Será que tu encanto
trastorna mi vida?
¿Será que no puedo
verte compartida
o que tengo miedo
de abrir una herida?

¿Por qué pienso tanto
en una despedida?
¿Será que me espanto
al verte atrevida?
Tan dueña y señora:
¡Jamás vencida!
Tierna, seductora,
libre, decidida.

¿Por qué pienso tanto
en una despedida?
Queriéndote tanto,
sin ley, ni medida.
¿Será que te extraño
y no es mi costumbre..?
¿Será que me daño
si juego con lumbre?

Yo no sé que sea,
pero algo me pasa,
mi ser te desea,
mi cuerpo te abraza,
mi mente te llama,
también mis sentidos,
mi corazón te ama...

Pero está prohibido.
¿Por qué pienso tanto
en una despedida?
¿Será que no aguanto
el verte a escondidas?
Siempre vigilando,
pues nos pueden ver
o siempre pensando
en que hay que volver...

Mi amor aunque inmenso,
no tiene cabida,
por eso es que pienso,
en una despedida,
que no será hoy,
afortunadamente,
porque hoy,
precisamente hoy...

¡Te amaré intensamente!


Gazapo

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 30-06-2005
Última modificación: 01-07-2005


editar deja comentario al poema

regresar









portal de la palabra virtual














LA HISTORIA DE GAZAPO (17)

¿A poco no? Yo hubiera preferido una mentada, no este poema, pero bueno, así era Gazapo, era un hablador, ¡un hocicón! Esos "No te vuelvo a llamar"... ni él mismo se los creía. A Gazapo le costaban mucho trabajo las despedidas...

Si es cierto, como dicen, que el alcoholismo es una enfermedad, entonces no cabe duda, Gazapo era un hombre enfermo, era un adicto empedernido... no tomaba ni una copa... era un adicto al amor, pero al amor verdadero, no a la aventura; al amor duradero, no a la calentura... ¡Por eso le costaban tanto trabajo las despedidas!


¿Por qué pienso tanto
en una despedida?
¿Será que tu encanto
trastorna mi vida?
¿Será que no puedo
verte compartida
o que tengo miedo
de abrir una herida?

¿Por qué pienso tanto
en una despedida?
¿Será que me espanto
al verte atrevida?
Tan dueña y señora:
¡Jamás vencida!
Tierna, seductora,
libre, decidida.

¿Por qué pienso tanto
en una despedida?
Queriéndote tanto,
sin ley, ni medida.
¿Será que te extraño
y no es mi costumbre..?
¿Será que me daño
si juego con lumbre?

Yo no sé que sea,
pero algo me pasa,
mi ser te desea,
mi cuerpo te abraza,
mi mente te llama,
también mis sentidos,
mi corazón te ama...

Pero está prohibido.
¿Por qué pienso tanto
en una despedida?
¿Será que no aguanto
el verte a escondidas?
Siempre vigilando,
pues nos pueden ver
o siempre pensando
en que hay que volver...

Mi amor aunque inmenso,
no tiene cabida,
por eso es que pienso,
en una despedida,
que no será hoy,
afortunadamente,
porque hoy,
precisamente hoy...

¡Te amaré intensamente!


Gazapo

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 30-06-2005
Última modificación: 01-07-2005


editar deja comentario al poema

regresar





Copyright © 2005-2007 Poeta Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2005-2007 Virtual Poet Inc. Worldwide Copyrights.


           visitas únicas