portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

LOS GALLOS DE MARIA



MI PRIMERA EXPERIENCIA

Esto me sucedió por allá del año 1983 cuando yo era muy joven y gustaba de los eventos de diversión tales como las corridas de toros, las carreras de autos, el beis bol y claro las peleas de gallos.
En ese año el palenque anuncio la presentación de mi ídolo Vicente Fernández, yo no quería perdérmelo así que en punto de las 9 de la noche allí estaba yo sentada por vez primera en las gradas del palenque.


Me habían dicho que se apostaba dinero, las noticias decían que tal o cual persona había ganado o perdido grandes cantidades de dinero, yo pensaba que eran gente de otro mundo, un mundo que yo no conocía y como yo tenia pocos recursos me predispuse a ver únicamente la presentación de mi artista preferido, pero ¡Oh! desilusión al dueño del palenque le interesaban las apuestas y a mi únicamente verlo cantar.
Pero bueno, me arme de paciencia y me dedique a observar a la gente como apostaba a la ruleta, veía que la pelotita la aventaban de un lado a otro, vi también como se manejaba la lotería, oía el dinero que se ganaban pero al revisar mi bolsa y vi que tenia solo 20 pesos.


Un señor que estaba justo delante de mi no paraba de tirar la pelotita una y otra vez y cada que se la regresaban traía dinero....yo con curiosidad lo observaba; recuerdo que quería una soda y justo cuando iba a comprarla se abrió la primera pelea de compromiso, la verdad yo ni sabia de que se trataba eso pero se me ocurrió tocarle el hombro a ese señor y le dije:

- Oiga, le apuesto 20 pesos a que el gallito de cola blanca le gana al gallito rojo.

El señor voltio y se rió , me pareció que se reía de mi y de mi apuesta, pero acepto. Los gallos comenzaron el combate, una vez el blanco le pegaba al rojo y otras el rojo al blanco, en cuestión de un minuto "mi gallo" ganó, y yo cobre orgullosa 20 pesos.

- "Suerte de principiante" me dijo
- "¿ Será?..... Que le parece que apostemos el doble y con chance me gana yo no se jugar a esto".
Y de nuevo ahí estoy apostando mis únicos 40 pesos, mi alegría fue grande cuando gane de nuevo. Con eso el señor me dice:
- Guerita tienes suerte eh! Aquí esta tu dinero, se volteo a platicar y ya no me pelo.

Al poco rato la ruleta volvió a jugar y yo pedí la pelotita me preguntaron de lejos que numero queria, le dije que el 32 y puse mis 80 pesos allí al tiempo que me persignaba.
La ruleta dio vueltas, la gente se calló por un momento y dicen gritando: 32!!! Yo no cabía de gusto, ya tenia mas de 100 pesos en mi bolsa y aun no compraba mi soda ni comenzaba la presentación del Chente.

Luego de varias apuestas que yo no jugué por estar en la plática con las amigas, vino la lotería: la llena, en aquel entonces la carta costaba 100 pesos y se podían ganar 100 mil pesos ( antes de la devaluación) pregunte cuanto costaba la carta di mis 100 pesos no sin antes guárdame un billete para mi soda y me dispuse a jugar.

Comenzó la lotería. Decían 18 de la F y yo con un dedo marcaba, 9 de la A y yo marcaba, poco a poco se fue llenando mi carta, el señor que anteriormente le había apostado también hacia lo mismo, había poca diferencia numérica entre su carta y la mía, así que era emocionante ver que fuéramos una el y una yo, la diferencia es que como estaba delante de mi yo veía su juego y el ni por enterado se daba.

Me quedaban dos números, a el también, gritaron 33 de la F, los dos marcamos el mismo numero y nos quedamos por una sola letra numérica.
Para entonces el señor se paro con la carta, yo sentí mariposas dentro de mi, nos faltaba un solo numero a ambos , pero como se lo puso delante de mi ya no pude ver que numero le faltaba.

Siguieron gritando dos números mas y vi que no solamente era el señor que esperaba un numero sino otros 3 que estaban enfrente de mi y se les veía la adrenalina en la cara.

El gritón tomo la bolita que salió de una anforita, se la dieron, vio el numero y se puso el micrófono cerca de la boca al mismo tiempo que modulando la voz y con toda la calma que puede tener una persona que se dedica a ese trabajo dijo mientras yo cerraba los ojos esperando el resultado:
- Cin-cuen-ta - y tres de la F

Cuando dijo ese numero vi mi carta y el numero 53 me bailo en los ojos, vi que los otros señores aventaron la carta al suelo, otro la rompió y mi vecino dijo: ya perdí!!!!

Yo me quede paralizada, no supe que hacer, si brincaba de gusto me podía caer de las gradas, si gritaba se me hacia que no me saldría la voz, entonces le dije a mi pareja:
- Ve a cobrar ese dinero que yo no me puedo mover de aquí.
Cuando el se paro, todos lo vieron pues no había nadie que hubiera ganado, yo por mi parte ni veía, solo recordaba que quería una soda.
Ya que me tranquilice y me dieron el montoncito de billetes, le dije
- No me dieron feria para mi soda.......

Del cantante ni me acorde, yo quería salirme de allí, le dije a el que me llevara a mi casa pero antes fui por una soda que tenia la boca seca.


Por la mañana le di a mi madre una cantidad, me fui a comprar boletos para irme a Guadalajara y allá me gaste lo que había ganado. Esa fue la primera y ultima vez que aposté en un palenque pues con solo 20 pesos me fui de parranda por 5 días.
Después en mi ciudad gano el gobierno de un partido opositor que ya jamás volvieron los palenques porque según dijo la presidencia municipal allí había habido muchos robos y fraudes. Yo no puedo decir lo mismo porque a mi me fue muy bien.


Maria*

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 07-08-2005
Última modificación: 00-00-0000


editar deja comentario al poema

regresar









portal de la palabra virtual














LOS GALLOS DE MARIA



MI PRIMERA EXPERIENCIA

Esto me sucedió por allá del año 1983 cuando yo era muy joven y gustaba de los eventos de diversión tales como las corridas de toros, las carreras de autos, el beis bol y claro las peleas de gallos.
En ese año el palenque anuncio la presentación de mi ídolo Vicente Fernández, yo no quería perdérmelo así que en punto de las 9 de la noche allí estaba yo sentada por vez primera en las gradas del palenque.


Me habían dicho que se apostaba dinero, las noticias decían que tal o cual persona había ganado o perdido grandes cantidades de dinero, yo pensaba que eran gente de otro mundo, un mundo que yo no conocía y como yo tenia pocos recursos me predispuse a ver únicamente la presentación de mi artista preferido, pero ¡Oh! desilusión al dueño del palenque le interesaban las apuestas y a mi únicamente verlo cantar.
Pero bueno, me arme de paciencia y me dedique a observar a la gente como apostaba a la ruleta, veía que la pelotita la aventaban de un lado a otro, vi también como se manejaba la lotería, oía el dinero que se ganaban pero al revisar mi bolsa y vi que tenia solo 20 pesos.


Un señor que estaba justo delante de mi no paraba de tirar la pelotita una y otra vez y cada que se la regresaban traía dinero....yo con curiosidad lo observaba; recuerdo que quería una soda y justo cuando iba a comprarla se abrió la primera pelea de compromiso, la verdad yo ni sabia de que se trataba eso pero se me ocurrió tocarle el hombro a ese señor y le dije:

- Oiga, le apuesto 20 pesos a que el gallito de cola blanca le gana al gallito rojo.

El señor voltio y se rió , me pareció que se reía de mi y de mi apuesta, pero acepto. Los gallos comenzaron el combate, una vez el blanco le pegaba al rojo y otras el rojo al blanco, en cuestión de un minuto "mi gallo" ganó, y yo cobre orgullosa 20 pesos.

- "Suerte de principiante" me dijo
- "¿ Será?..... Que le parece que apostemos el doble y con chance me gana yo no se jugar a esto".
Y de nuevo ahí estoy apostando mis únicos 40 pesos, mi alegría fue grande cuando gane de nuevo. Con eso el señor me dice:
- Guerita tienes suerte eh! Aquí esta tu dinero, se volteo a platicar y ya no me pelo.

Al poco rato la ruleta volvió a jugar y yo pedí la pelotita me preguntaron de lejos que numero queria, le dije que el 32 y puse mis 80 pesos allí al tiempo que me persignaba.
La ruleta dio vueltas, la gente se calló por un momento y dicen gritando: 32!!! Yo no cabía de gusto, ya tenia mas de 100 pesos en mi bolsa y aun no compraba mi soda ni comenzaba la presentación del Chente.

Luego de varias apuestas que yo no jugué por estar en la plática con las amigas, vino la lotería: la llena, en aquel entonces la carta costaba 100 pesos y se podían ganar 100 mil pesos ( antes de la devaluación) pregunte cuanto costaba la carta di mis 100 pesos no sin antes guárdame un billete para mi soda y me dispuse a jugar.

Comenzó la lotería. Decían 18 de la F y yo con un dedo marcaba, 9 de la A y yo marcaba, poco a poco se fue llenando mi carta, el señor que anteriormente le había apostado también hacia lo mismo, había poca diferencia numérica entre su carta y la mía, así que era emocionante ver que fuéramos una el y una yo, la diferencia es que como estaba delante de mi yo veía su juego y el ni por enterado se daba.

Me quedaban dos números, a el también, gritaron 33 de la F, los dos marcamos el mismo numero y nos quedamos por una sola letra numérica.
Para entonces el señor se paro con la carta, yo sentí mariposas dentro de mi, nos faltaba un solo numero a ambos , pero como se lo puso delante de mi ya no pude ver que numero le faltaba.

Siguieron gritando dos números mas y vi que no solamente era el señor que esperaba un numero sino otros 3 que estaban enfrente de mi y se les veía la adrenalina en la cara.

El gritón tomo la bolita que salió de una anforita, se la dieron, vio el numero y se puso el micrófono cerca de la boca al mismo tiempo que modulando la voz y con toda la calma que puede tener una persona que se dedica a ese trabajo dijo mientras yo cerraba los ojos esperando el resultado:
- Cin-cuen-ta - y tres de la F

Cuando dijo ese numero vi mi carta y el numero 53 me bailo en los ojos, vi que los otros señores aventaron la carta al suelo, otro la rompió y mi vecino dijo: ya perdí!!!!

Yo me quede paralizada, no supe que hacer, si brincaba de gusto me podía caer de las gradas, si gritaba se me hacia que no me saldría la voz, entonces le dije a mi pareja:
- Ve a cobrar ese dinero que yo no me puedo mover de aquí.
Cuando el se paro, todos lo vieron pues no había nadie que hubiera ganado, yo por mi parte ni veía, solo recordaba que quería una soda.
Ya que me tranquilice y me dieron el montoncito de billetes, le dije
- No me dieron feria para mi soda.......

Del cantante ni me acorde, yo quería salirme de allí, le dije a el que me llevara a mi casa pero antes fui por una soda que tenia la boca seca.


Por la mañana le di a mi madre una cantidad, me fui a comprar boletos para irme a Guadalajara y allá me gaste lo que había ganado. Esa fue la primera y ultima vez que aposté en un palenque pues con solo 20 pesos me fui de parranda por 5 días.
Después en mi ciudad gano el gobierno de un partido opositor que ya jamás volvieron los palenques porque según dijo la presidencia municipal allí había habido muchos robos y fraudes. Yo no puedo decir lo mismo porque a mi me fue muy bien.


Maria*

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 07-08-2005
Última modificación: 00-00-0000


editar deja comentario al poema

regresar





Copyright © 2005-2007 Poeta Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2005-2007 Virtual Poet Inc. Worldwide Copyrights.


           visitas únicas