portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

BEBEMOS Y BEBEMOS

-¿No le hace daño tomar tanto vino?
-El cuerpo se acostumbra, dejar el trago no puedo.
-¿Desde cuándo es alcohólico, Don Toribio?
-Ya son tantos años que ni recuerdo.

-¿Y qué dice su familia, dónde están sus hijos?
-Mi mujer me abandonó y con los críos se peló.
-¿Se arrepiente de estar sin oficio ni beneficio?
-No soy ratero, en mí algo hay de bueno.

-¿Y dónde queda su hogar?
-La calle es mi casa; ya qué más da.
-¿Y no le interesaría el vicio abandonar?
-Eso no puedo, pero pido otra oportunidad.

-¿Y qué es exactamente lo que desea?
-Explicarle a sus lectores algo muy especial.
-Adelante, puede decirles a ellos lo que quiera.
-Que los borrachos somos oprobio social.

-¿Existe en usted el resentimiento?
-Quizás. Ser briago callejero, envilece.
-¿Es grande en un alcohólico el sufrimiento?
-¡Claro que sí!, lo mismo le pasa al bebedor social.

-¿Qué le diría a los jóvenes de hoy?
-Que se alejen de los vicios, son la ruina.
-Por esta entrevista, gracias le doy.
-De nada. Con su permiso, me voy a la esquina.


Raff

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 23-05-2002
Última modificación: 27-10-2016



editar deja comentario al poema

regresar









portal de la palabra virtual