portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

TESTIMONIO

Platiqué a solas, tranquilo con Dios,
le conté sin prisas todas mis penas,
dudas, temores y presagios sombríos,
rompí el silencio, hablé sin pena.

Me desahogué sólo con Él,
mas no pude mi pena llorar;
sin embargo, me hizo mucho bien
acercarme a Jesús para platicar.

No hubo reclamos míos a Dios,
pues ante todo tengo que reconocer
que Él nunca me ha dicho adiós,
cuando a veces me he olvidado de Él.

Padre Celestial que en tí todo es amor,
sea siempre tu voluntad y no la mía.
Gracias por ayudarme, quiero ser mejor,
no me desampares ni de noche ni de día.


Raff

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 10-10-2001
Última modificación: 27-10-2016



editar deja comentario al poema

regresar









portal de la palabra virtual