portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

EL MOMENTO ESE.

Primero sintió la cálida humedad
de las lágrimas de ella,
recorriéndole el rostro tranquilo,
las mejillas redondas,
mientras los labios descoloridos,
apoyados sobre su oído izquierdo
reiteraban acongojados
aquella joven promesa de amor eterno.
También sus hijos lo abrazaron
fuerte y emocionadamente,
sin ocultar el llanto.

Luego observó de que modo,
aquel señor bien vestido,
gesticulaba diciendo que
todo pasó muy rápido,
como pasa una chispa,
y que eso, en el fondo,
es lo que siempre se espera.

Después la habitación
quedó vacía por unos momentos
hasta que unos pasos llegaron hasta él.
Era ella que volvía para acariciarlo.
La disfrutó como nunca,
como jamás la disfrutaría.

Finalmente,
sus duros ojos abiertos se nublaron;
lo apresó la oscuridad
para dejarlo solo,
en un lado profundo y polvoriento,
muy lejos de ellos…
muerto en paz.


Daniel Adrián Madeiro

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 10-11-2002
Última modificación: 00-00-0000


página personal de Daniel Adrián Madeiro


editar deja comentario al poema

regresar









portal de la palabra virtual