portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

MIRÁNDOTE VOLAR

Voy de peregrino a San Juan de los Lagos,
mientras tú, ostentosa y sensual, luces ante mí,
blanca y llena, presumida me ves desde lo alto,
llegas y conmigo te vas, te quedas aquí.

Tú no dices nada y yo, voy mirándote volar,
adivinando tus lucos y frágiles pensamientos.
Al paso de las horas, tú ya quieres soñar
y yo, exhausto de caminar, aún voy contento.

La noche parece no tener fin, el frío aumenta,
pero nada de eso a tí parece importarte.
Como voy de peregrino, no debo expresar queja,
hay que seguir y no soñar con sentarse.

Siete horas llevo de andar por la brecha,
ya mi caminar es cada vez más lento, es la verdad.
Me resigno entonces a peregrinar hasta que pueda,
ya la Vírgen de San Juan esto lo entenderá.

Al llegar a Trujillos, pequeño y pintoresco poblado,
tú, luna hermosa, no dejas un instante de brillar.
Iluminas mi cuerpo, dolorido y cansado,
mientras yo aún sigo, lentamente, mirándote volar.

Otro año podré caminar hasta llegar a San Juan,
por lo pronto, debo hacer alto y descansar.
Sin embargo, el esfuerzo hecho no lo doy por fugaz,
la Vírgen de San Juan, sin duda, me ha de perdonar.


Raff

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 25-01-2003
Última modificación: 31-10-2016



editar deja comentario al poema

regresar









portal de la palabra virtual