portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarn nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sbana del olvido portal de la palabra virtualanaMa

NATALIA, PAPA TE DICE...

Natalia, hija,
Quince aos!
Quince mayos ya pasaron
y aun te recuerdo pequea
y frgil entre mis brazos;
una bendicin de Dios,
triunfo sobre mis fracasos.

Tu primer da en el jardn
tampoco se me ha olvidado,
capullito tembloroso,
con los labios apretados;
ni tus das de primaria,
que tan rpido pasaron,
entre alegras, ausencias,
y un reloj despertador
que sola estar atrasado.

Hay cosas que uno no suele
decirle al que tiene al lado,
porque supone que es obvio,
que est dems mencionarlo,
que el otro seguro sabe
qu sentimos, qu pensamos,
mas me hace falta decirlo,
me hace feliz declararlo:
aunque no vivamos juntos,
mi corazn aferrado
profundamente est al tuyo
(pap siempre est a tu lado),
y nunca podr estar lejos
por lo mucho que te amo.

Hoy miro tus ojos tiernos
y veo con slo mirarlos,
tus ansias por ver los ojos
de algn prncipe soado
que al mirarse en tu mirada
caiga a tus plantas domado.
Y veo tus labios sedientos
de besos enamorados,
que descubran la mujer
que esta nia est ocultando.

He visto en ti hermosas cosas
a lo largo de estos aos,
te vi formarte serena,
esforzada en comprender
las razones del pasado.
Y as, resultaste ser
ms alta de lo esperado,
superar la expectativa
de este padre esperanzado,
del que no podrs decir
jams que no te haya amado,
y que por ti, en algn tiempo,
se pas noches llorando,
porque no es buena tu ausencia
amndote como te amo.

Sabe Dios, mi Amor y esos dos
loquitos de tus hermanos,
que feliz me hacen tus besos,
poder tenerte a mi lado,
abrazarte, acariciarte,
poder tomarte las manos,
o hablar de tus profesores
o de La Casona el sbado;
gozar el don de tu risa,
y saber que no cumplirs
tu promesa de ahorrar algo.

Natalia, hija,
Quince aos!,
tu padre se siente honrado
de ser tu padre;
no hay hombre
que sea ms afortunado.
Te miro y estoy tranquilo,
tengo confianza en tus pasos.
Recuerda que estoy contigo,
siempre te abrir mis brazos
y el corazn, y no dudes
lo que sea... puedes contrmelo,
no importa que tengas quince,
treinta o lo que sea de aos.
Pap siempre estar cerca,
siempre me tendrs al lado.

Princesa ma!, Dios te salve!
Natalia, hija,
Quince aos!.


Daniel Adrin Madeiro

Copyright Todos los derechos reservados.

Publicado el: 17-02-2003
ltima modificacin: 00-00-0000


pgina personal de Daniel Adrin Madeiro


editar deja comentario al poema

regresar






















Copyright 2021-2024 Poeta Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright 2021-2024 Virtual Poet Inc. Worldwide Copyrights.


           visitas nicas