portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

Ha dejado de llover.

Ha dejado de llover, ya no hay nubes,
se fue la humedad que tu ausencia trajo,
el sol salió desde un ángulo bajo
y poco a poco su tierna luz sube.

Ya no llueve donde estuve,
y en la tierra ha crecido una bella flor
que tímidamente recoge el calor
de aquel aire donde viví y anduve.

El viento casi explota,
las olas del mar destruyen la arena
y el buen Arco Iris rompe la cadena
que me ató sin piedad a la derrota.

Cesó la lluvia gota a gota,
la ansiada calma ya entró en escena,
tranquila esperando la luna llena,
pausada esperando una fiel gaviota.

Huyó la llovizna de forma lenta,
la fresca brisa está como norma,
de una cruel y melancólica forma
desapareció sin más la tormenta.

Dejó de llover sin darme cuenta,
aunque alguna nube aun se conserva,
pero día a día crece la hierba,
que sin temor de amor se alimenta.

No hay truenos, se seca el heno,
con un relámpago cesó el temporal,
con el fuerte sol salió todo animal
a disfrutar lo que el tiempo hizo ajeno.

El mar en calma está lleno,
de luz y sombra en contraste perfecto,
y el sol nos dedica un rayo directo
que alumbra de esperanza lo bueno.

Huele a paz, descanso,
el cielo azul se alimenta de vida,
y empieza a cicatrizar la herida
que creí que no sanaría jamás.

Mirando al horizonte y nada más,
enterrando lo malo bajo una cruz,
cambiando la oscuridad por una luz
viviré sin volver a mirar atrás.

Ahora todo es harmonía,
la primavera inicia un largo volver,
los pájaros contagian su alegría
y los árboles empiezan a crecer.


gaviota frágil

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 13-04-2003
Última modificación: 18-12-2011


página personal de gaviota frágil


editar deja comentario al poema

regresar









portal de la palabra virtual