portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

Último Viaje

El velero de nácar navega tenaz,
cruzando mares de destinos.
Su mástil de bello coral,
soporta sus velas bordadas de sal.
Las sirenas susurran folias
mientras se mecen en las olas del mar.
Sus ojos un timón de olivinas,
buscan el rumbo de playas de paz.
En el horizonte, jauría de voces
y el rumor de la muerte,
convertida en sinfonía procaz.
Mientras, el muelle y su atardecer,
hacen alquimia con la luz del mar,
jugando a pintar cielos escarlatas,
rosas, malvas y con grises arañan
a un cielo hecho lienzo,
a un cielo fugaz.
El velero de nácar, en vilo constante,
comienza a lanzar su ancla de plata
entre las corrientes que dominan al mar.
Un ayer tiembla en el aire.
Un recuerdo se hace lágrima
y en alguna parte
del inmenso y eterno infinito,
el alma se deshoja lentamente
y el corazón ya no juega a enamorar
al sentir en su pulso
el triste y lento final.
!Velero rizas tus velas!
!Mástil dóblate ya!
No hagas tan larga la espera.
Deja que el destino te meza
en su mar de eternidad.


Mercedes A. Alexandre

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 14-05-2003
Última modificación: 00-00-0000


página personal de Mercedes A. Alexandre


editar deja comentario al poema

regresar









portal de la palabra virtual