portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

JUANA INÉS RAMÍREZ DE ASBAJE

-¿Cuándo y dónde nació usted, la llamada Décima Musa?
-Nací el 12 de diciembre de 1651, en San Miguel Nepantla, México.
-El hecho de que me haya concedido este diálogo, es una fortuna.
-Usted, Raff, puso en ello mucha voluntad y ahínco.

-Dígame: ¿quién fue realmente Sor Juana Inés de la Cruz?
-Una mujer extraordinaria a quien yo misma le dí vida.
-Cierto, con usted, la literatura universal se llenó de luz.
-No quiero ser petulante, pero fui un prodigio desde niña.

-¿A qué edad comenzó a leer, si es que lo recuerda?
-Nunca se me ha olvidado. Fue a los tres años.
-Sus biógrafos la ubican como autodidacta y gran poeta.
-Efectivamente, el estudio y la meditación fueron mi faro.

-¿Cómo fue su niñez? ¿Cómo transcurrió su adolescencia?
-Siempre fui discreta, ávida por allegarme conocimientos.
-Entonces debo interpretar que usted fue muy seria.
-Eso que señala es absolutamente verdadero.

-Usted perteneció a la corte del virrey de Nueva España.
-Sí, cuando era adolescente. Allí fui dama de compañía.
-Y como tal, ¿qué funciones eran las que desempeñaba?
-Digamos que en el plano espiritual daba asesoría.

-Se especula mucho del por qué se convirtió usted en monja.
-Lo sé, no han faltado quienes me han inventado amores.
-Y que se unió a las carmelitas por una decepción amorosa.
-¡Es mentira! Fui religiosa siguiendo a mis impulsos interiores.

-Bien. ¿Qué estudios cursó en el Convento de San Jerónimo?
-Teología, literatura, historia y también algo de música.
-Estudiar tanto y en esos años una mujer, ¿no era inaudito?
-¡Claro que sí! La Iglesia Católica quiso desaprobar mis estudios.

-Por supuesto, todo aquello quedó en una intentona, ¿no es así?
-Yo me rebelé. Defendí el derecho de las mujeres a la educación.
-Pues quiero decirle que aún hoy, la lucha de ellas no tiene fin.
-Por ustedes, hombres necios que acusais a la mujer sin razón.

-¡Oiga, espere, Sor Juana! Parece usted estar alterada.
-¿Para qué os espantais de la culpa que teneis?
-Usted está generalizando y en eso, de bueno no hay nada.
-Discúlpeme Raff, pero es que hay tanta mujer infeliz...

-De acuerdo, mejor hablemos de cómo juzga su poesía.
-Totalmente ingeniosa, elocuente y llena de expresividad.
-Sor Juana, ¿la vida le dio lo que usted se merecía?
-Yo creo que sí y eso me llena de una profunda felicidad.

-Finalmente, ¿hay algo más que quiera aquí agregar?
-Queréis, con presunción necia, hallar a la que buscáis.
-Jamas quise molestarle ni verbalmente forcejear.
-¡Sois la ocasión de lo mismo que culpáis!


NOTA: Juana Inés Ramírez de Asbaje, poeta y humanista mexicana, fue una de las personalidades más sobresalientes de la literatura virreinal del siglo XVII.
Sus escritos fueron poemas líricos y alegóricos, dramas religiosos y profanos.
Entre sus obras más famosas, están Inundación Castálida (1689) y Respuesta a Sor Filotea (1691).


Raff

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 11-06-2003
Última modificación: 31-10-2016



editar deja comentario al poema

regresar









portal de la palabra virtual