portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

Otra vez María

Siempre extrañaba sus pasos,
los estampados colores de su piel,
los diálogos sobre Giordano Bruno,
y sus quejas rabiosas
cuando aquel murió en la hoguera.
María retumba en mis entrañas,
domina con dulzura la luz y sus encantos
también aquellas tardes orientales
que organizan la paz y la hacen posible.
¡Yo me quedo extasiado pensando en ella!
su rostro inmaculado
los versos que leía en el sofá
sus tímidas preguntas
sus pies descalzos
pero sobre todo,
aquellos cabellos en desorden
descansando encima de mi pecho.
María no es lo que se nombra
no ocupa un lugar definido en el espacio.
Su llanto es sereno,
como arroyo
que desliza sus caricias lentamente,
cayendo entre piedras mojadas,
dejando señales
en los contornos inmensos del amor.
Transcurren los años,
y su recuerdo se clava en los míos,
que siempre esperan su regreso.
¿Dónde estarás María, me pregunto?
No soporto ésta distancia impredecible,
no soporto que me quieras
y no estés a mi lado.
¡Oh Dios! dime que fue de ella,
si tu cielo es el suyo,
si recuerda mi nombre,
si acaso todavía,
me queda la esperanza de buscarla.
María alumbró los caminos
que conducen al país de los dioses
donde los corazones
se convierten en sueños
y se besan,
y se aman.
Ya no quiero seguir esperando
ocultaré los deseos que me inquietan,
llenaré la maleta de ilusiones,
de empeño y armonía,
y no rendiré mis pasos
hasta que se haga el amor y yo la vea.
Las caricias del suave lino de sus manos
que permanecen en mí
serán mi guía.
Las hojas secas del otoño que guardaba, harán de brújula.
Aquella foto que llevo en mi cartera,
me ayudará en la noche,
será mi compañía.
Los aromas celestiales
que tenía en su sonrisa,
me ayudarán a escalar el cielo,
esta vez por el Oeste.
Y si aún así no lograra ver
el ser que le da vida
rescostaré mi esperanza,
en los recuerdos
que llevo grabados en mi alma
y cuando aclare el alba,
empezaré de nuevo,
convertiré cada día
en el principio,tiernamente,
¡Hasta encontrarla!!


Fernando Pérez.

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 13-09-2003
Última modificación: 18-12-2013


página personal de Fernando Pérez.


editar deja comentario al poema

regresar









portal de la palabra virtual