portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

INVIERNO SEVILLANO

¡La asaltó el invierno!
convertido en bandido
de humildes caminos.
¡La asaltó el invierno!
como mocito viejo
cubierto de amores fríos.

De cintas rizadas
hicieron las calles,
terminando hechas lazos,
en forma de plaza,
en forma de parques.

Los portalones entreabiertos.
Los sierros estaban cerrados.
De las azoteas, el viento,
traía aromas de alcanfor
de abrigos negros aireados
que prometían su calor.

Llegó el desangelao frío,
como un santo aparecido,
como un amante furtivo
entrando por azoteas
y por patios ya sombríos.

El cielo de mi Sevilla
luce su color de invierno,
pero cada sevillano tiene
cientos de primaveras dentro.

Calles de adoquines gastados,
alumbrados por farolas
de hierro acaracolado.
¡Almendras garrapiñas!.
¡Castañeras en las esquinas!
sacudiendo los pucheros
de castañas blanquecinas.
Suspiros de humo
subían al cielo,
a decirle a las estrellas,
que en las calles había calor
a pesar de ser invierno.

Cobre convertido en brasero,
lleno de cisco encendido,
rociao con aluzema
cuando se avivaba el fuego.
Camillas con forma de luna llena
hacían brotar los secretos
de mocitas y de viejas.

Amoríos clandestinos.
Embarazos descubiertos.
Historias antiguas de pueblo.
Y en noches de tormenta y viento,
cuerpos arresíos de frío
narraban cuentos de invierno.

Por tiendas y por balcones
Había rumor de Navidad.
Los niños de San Ildefonso
cantaban los sueños
haciéndolos realidad.

¡La Alfalfa!
tenía su mercadillo abierto
y chavales y viejos,
se cruzaban los cambios,
los regateos, de pájaros,
monedas y sellos.

¡Llegaban los polvorones!
¡Mazapanes, mantecaos!
¡Pavos cantando en tejados!
¡El corcho para el Belén!
¡Un castillo para Herodes!
¡Y tejaditos nevados!




Grupos de campanilleros
con zambombas,
panderetas
y cántaros golpeados
con una alpargata vieja,
cantaban que peces gitanos
estaban bebiendo en el río.

¡Qué bonita es mi Sevilla!
¡Y qué acogedor su invierno!



Mercedes A. Alexandre

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 15-10-2003
Última modificación: 00-00-0000


página personal de Mercedes A. Alexandre


editar deja comentario al poema

regresar









portal de la palabra virtual