portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

La comedia

¿Recuerdas la tarde de aquel viernes?
Paseamos un rato,
por las sendas del puerto,
entre adoquines y cajas de madera,
entre eslingas de hierro,
y el mar de la bahía,
que arrullaba el momento.
Me prometiste muchas cosas,
un viaje en tren a la Siberia,
un armario nuevo para casa,
una camisa de marca,
y un espejo.
También que me serias fiel,
que aquel plante del viernes
fue algo pasajero,
que no se trunca el amor por esas cosas,
que tuviera paciencia,
que no dejara de confiar en tus promesas.
Yo me quedé tranquilo,
creyéndotelo todo,
pensando que tal vez la madurez vendría,
y confié en ti.
Pasó algún tiempo y me di cuenta,
que otro pecho era tu refugio,
lloré y lloré sin contener el llanto,
y la tristeza se hizo en mi,
encadenó mis sueños,
y sufrí no sabes cuanto...
Te lo diré enseguida,
todo había sido falso,
el paseo por la bahía del puerto
el armario nuevo,
la camisa,
el espejo,
el viaje en tren por la Siberia,
y tantas otras cosas...
Iluso fui en el desatino,
y tarde entendí que todo aquello
¡se había convertido en una vulgar comedia!


Fernando Pérez.

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 21-10-2003
Última modificación: 21-10-2003


página personal de Fernando Pérez.


editar deja comentario al poema ver mensajes ver comentarios al poema

regresar









portal de la palabra virtual