portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

Ejercicios dominicales

Para Monserratt Casteleiro Caballero,
por la Navidad y por la luz
que irradian sus aretes de cristal.

1
En cada ojo arde un misterio
En cada lumbre un camino
Misterio y lumbre fuegos del arcano.

2
Al borde de cada faena
Nuestra vida se acorta
Y no sé si es de hastío
El tiempo que cruza
Nuestros sueños.

3
Para escuchar las quejas del alma
Hay que penetrar en los sueños
De ahí en adelante será mucho más fácil
Suspirar a campo abierto.

4
Al doblar de las campanas
La tarde se lleva los alientos
Y dormita la espuma sombría
En el ventanal del pueblo.

5
Muertos los sueños
Tenemos el afán obsesivo
De resucitarlos cada día.

6
Los poetas siempre ríen y sueñan
Con cosas cándidas y viejas.

7
Cuando un reloj suena
El cuerpo se amengua
Porque el tiempo bosteza
En el corazón.

8
El dolor lo dan los caminos
Los caminos dan la alegría
Y aunque no se crea
Así es la razón del que sueña.

9
Cuando la lluvia está cayendo
Es que los vidrios del cielo
Se están rompiendo
Entre más ensaya la lluvia su guitarra
Más profunda se hace el agua.

10
Pensad conmigo que el hombre
Es por inteligencia
Y el animal por brutalidad
Aunque la tozudez los hace
No tener razón a los dos por igual.

11
El mejor de los caminos
Es el que cada uno descubre
Lo demás es accesorio
Para la inteligencia y el corazón.

12
El hombre con su lógica
Es inteligencia arrugada
El poeta en cambio
Con su fragua de luz
En Dios de ideas que piensa y sueña.

13
Bueno es saber que la hidrocefalia
No sirve para pensar más
Sino para ahogar nuestra sed.

14
Por más inteligencia
Somos seres indigentes:
Siempre caminamos entre sombra y sueño.

15
De la vida emerge la muerte
De la muerte la vida
Entre esta dualidad
Está el Dios inefable.

16
Cada vientre de mujer es de manjares
Dios puso ahí los zafiros de la maternidad.

17
Dios tiene su regazo celestial
El del hombre por suerte es terrenal.

18
Yo he visto el mar sin fondo
Y el fondo de las siembras
Que Dios ha ido tendiendo en mi camino.

19
La palabra sin el hálito del cuerpo
Es sólo una muda idea
La palabra para que tenga rocío
Debe tener el don de lo viviente.

20
La virilidad está en el remanso del cuerpo
No en la Babel de las pasiones.

21
El amor cuando se tiene da desasosiegos
Quizá por ser siempre el cáliz de las penas.

22
Yo tengo una sed de moribundo
Sed que sólo anhela no ser cruz
Sino camino viviente
Donde resplandezca Jesús.

23
Toda pasión es de infinita pena
Del vivir en forma ciega.

24
Del mar son los ojos míos
Del barro mi desnudez y gemidos
Mi luto de una luz inefable.

25
Ya no es necesario
Inventar la muerte cada día
Ella está con nosotros
Abrasando las entrañas.


André Cruchaga

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 12-12-2003
Última modificación: 00-00-0000


página personal de André Cruchaga


editar deja comentario al poema

regresar









portal de la palabra virtual