☰ menú
//



Las tardes solariegas - Soneto I

Besé tu boca, palpitante grana,
tus párpados de azules encendidos,
mientras tus ojos parecían dormidos
en aquél día de transparente calma.

Retratábase el valle en tus pupilas
con sus montañas altas y serenas,
cuando te hablaba de mis cosas buenas
encendías de rubores tus mejillas.

Besé luego tus hombros voluptuosos
y sentí el aroma de tu carne,
para tener en tus abiertos ojos

un destello de amor, una promesa,
y en el espejo de tus labios rojos
surgió brillante el sol... color turquesa.


Julio Serrano Castillejos

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 19-12-2003
Última modificación: 08-03-2006


página personal de Julio Serrano Castillejos


editar deja comentario al poema

regresar






Copyright © 2021-2024 Poeta Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2021-2024 Virtual Poet Inc. Worldwide Copyrights.