portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarn nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sbana del olvido portal de la palabra virtualanaMa

FUGACIDAD DEL PRESENTE

FUGACIDAD DEL PRESENTE

Me ha sido sumamente gratificante en estos das de invierno el volver a las lecturas gratificantes de Dn. Jacinto Benavente; y, particularmente, a su libro La Princesa Bebe, en donde pone en boca de la princesa Elena, entre otras, las siguientes expresiones: No es el porvenir, es lo pasado lo que gobierna al mundo. La historia, la maldecida historia, es el gran tirano de las naciones y de los hombres.

Sin embargo, entre lo que hicimos y lo que hacemos, hay un pliegue de instantneas luces: El presente. El siempre est en el umbral: Huidizo, como una hoja temblorosa de invierno. Apenas viene se nos va. A veces deja estelas rotas como los gishtes de un charco al pasar un transente. En un mnimo latido del alba, ese hoy, edificado por la esperanza, lleva su propia marcha.

En su trnsito duele el alma, porque la vida es una selva mil veces centenaria, y como sus rboles seculares, nuestras almas tienen races muy hondas. Por ello, el presente es slo un hilo de telaraa. Cada minuto es pasado y no presente. Hay un trnsito irredento que nos niega y nos afirma. Somos el pasado que nos gobierna. De ah la maana que repunta y nos anula, pero que, con las rfagas del estoicismo, no permitimos que abdique nuestra voluntad.

El presente, ciertamente, es fugaz. Es tan frgil que se quiebra en su ahora. Y pasa, sin percatarnos, de su esbeltez a confinarse en la memoria, a pestaear en las aguas vividas, a quitarnos el sueo en los trnsitos del vuelo. Slo el pasado es eterno. Por ello, al menor descuido, nos rasga o nos quita la alegra o nos da fuerza para enfrentar la tozuda historia que vivimos.

Nada puedo decir del murmullo del futuro. Tiene un plumaje raro. Y, en ste, nada somos, sino algo informe que se va haciendo en el sinfn de lo intangible, el undvago vaivn de las olas o las gaviotas. Nadie, con plena libertad, puede decir >esta es nuestra vida>, pero ni siquiera desde el primer da de nuestra vida podemos decir que nacemos


Andr Cruchaga

Copyright Todos los derechos reservados.

Publicado el: 29-12-2003
ltima modificacin: 00-00-0000


pgina personal de Andr Cruchaga


editar deja comentario al poema

regresar






















Copyright 2021-2024 Poeta Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright 2021-2024 Virtual Poet Inc. Worldwide Copyrights.


           visitas nicas