portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

ANTES NADA, DESPUÉS, HUMO

ANTES NADA, DESPUÉS, HUMO


“¡Fue sueño ayer; mañana será tierra!
¡Poco antes nada y poco después humo!”
Francisco de Quevedo.


Detrás de puertas y ventanas hay sueños
Hay manos piadosas alegrías angustias
Hay sin duda vuelos que se apagan con el llanto
Hay una fatiga de vivir como las hojas que caen
Vientos que se llevan la estación donde anclamos
Pequeños íconos que el tiempo convierte en ángeles
Plegarias dolientes como la adultez
Destinos que se escriben sobre la arena
Promesas convertidas en tormentas de soledad
Huellas que dejaron su ternura sedienta
Edades desvanecidas en los ojos tumultuosas en la piel
Nada fueron sino un lago del tránsito
Puertas y ventanas hoy asediadas por la herrumbre
Zonas donde dejó de crepitar la hoguera
Y crecen los destellos de la aridez
Mareas de murciélagos desvelados
Sal gastada por las piedras de la incertidumbre
Moho ensimismado de algo que fue
Y ahora extiende su lengua de imposibles arco iris
Detrás de esa puerta y ventana el yo el nosotros
Todos los pronombres del candor que nos retratan
Un mundo que palidece carente de amor
Heridas que nos dejó el musgo del embeleso
Sueños huracanes inviernos huéspedes
Ríos que rompieron las aldabas y desgarraron los cabellos
Pero que siguen habitando la órbita de los ojos
Y el más profundo follaje de la sobrevivencia
Toda la fuerza memorable se va en las sombras
Sombras que un día tuvieron vida propia
Sombras que jamás se hermanaron con la ceniza
Sombras tangibles como los pezones del follaje
Sombras tan posibles como el dominio de la piel
Sombras como la extensión de las planicies
Sombras que no fueron sombras
Sino mares flotantes sobre el desvelo del sigilo
Sobre la brisa y el hondo secreto de los vitrales
Sombras que no fueron sombras
Y que la edad convirtió en anhelos
Sombras que no fueron sombras
Y sin embargo están ahí palideciendo sin linterna
Espacio fugaz de la memoria en su destierro
Sombras irremediablemente sombras:
“polvo enamorado” de las ruinas…
Barataria, 13012004.


André Cruchaga

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 14-01-2004
Última modificación: 00-00-0000


página personal de André Cruchaga


editar deja comentario al poema

regresar









portal de la palabra virtual