portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

PARA MI MADRE...

Duerme..., duerme tranquila de la muerte
ese deseado sueño, madre mía,
en el lecho feliz que ha de ofrecerte
la loza de la tumba muda y fría.

No interrumpa mi llanto tu reposo
ni el lúgubre recinto que te esconde,
sólo hallar pueda un eco mi sollozo
en el viento sutil que me responde.

Disfruta en tu sepulcro del murmullo
de las horas sin penas, ni dolores,
duerme tranquila, sí duerme al arrullo
de las aves, la brisa y las flores.

A tu mirada bajo la selva umbrosa
se acaricia el fulgor de luna llena,
el beso perfumado de la rosa
y el aroma de cándida azucena.

No te despierte ni mi ronco acento
y no tengo ese nido de ternura,
sólo abrigo en el alma el sufrimiento
de una vida impregnada de amarguras.

Sólo puedo ofrecerte en mi embeleso
mis cánticos, mis quejas, mis abrojos,
el poema de mi alma en un sólo beso
y una lágrima ardiente de mis ojos.

Murió en mi ser la dulce bienandanza,
pero ha muerto en la existencia mía,
pues murió para siempre mi esperanza
al morir en el alma mi alegría.

Ya mi espíritu enfermo vaga errante
en la noche sin fin de mi tristeza,
ya no arde el corazón tierno y amante,
que me legó tu maternal pureza.

Ya no al impulso de tu suave aliento
y tu cariño sin igual se agita,
está triste, marchito, descontento,
en el pecho infeliz en que palpita.

Si sientes el perfume de tus besos
con el último adiós de mi mirada,
es porque viven en mi mente impresos
tus besos y tu adiós, madre adorada.

El virgen corazón lleno de vida
que con ruegos y halagos educaste,
a quien diste calor, madre querida,
y que santas creencias inculcaste.

Hoy del recuerdo ante el altar de hinojos
sólo puedo ofrecerte en mi embeleso,
una lágrima ardiente de mis ojos
y el poema de mi alma en un sólo beso.


Poema de Doña Esther Marcín Vda. de Maestro (mi madre adorada),
dedicado a mi abuelita,
Doña Mercedes Rivas Romero.
Villahermosa, Tabasco, México.
1936.


Mario Maestro Marcín

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 11-03-2004
Última modificación: 00-00-0000


página personal de Mario Maestro Marcín


editar deja comentario al poema ver mensajes ver comentarios al poema


Libro de Mario Maestro Marcín

regresar









portal de la palabra virtual