portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

LUNA CON CAMPANAS. LUNA DEL TIEMPO.

LUNA CON CAMPANAS. LUNA DEL TIEMPO.

Las cosas hoy dispersas se reúnen
Y las que están más próximas se alejan.
José Emilio Pacheco.


7
Lo que ella dice al viento lo tragan los mares:
Desde los campanarios vacía su primavera,
Y descifra los ojos al convocar con ecos
A la tierra que va perdiendo sus raíces de jade.
Luna entre los cipreses de las sombras:
Dios, desde el fondo del enigma, pinta
Con las plumas del tiempo los menguantes,
Con sus brazos viste a la tierra de geometrías,
Con sus golondrinas el mar avienta espumas,
Hacia la suave voz que se abre en las pupilas.
Luna volcada al ritmo de la sangre:
En ti duerme la herida profunda del día:
Ancla de bronce sosteniendo las pestañas,
Esencia de la ceniza en los anillos de los ecos.
Cúpula del alma donde se consuelan
Los vagidos tristes de la sangre.
Luna con campanas entre muros, panales
Y horizontes. Luna con latas sucias y neumáticos:
Luna con redes sobre las ruinas del crepúsculo.
Luna llorando barcos en los brazos,
Y caminando como los muertos sin itinerario.
Luna entre las ascuas de un verano insólito;
Luna en la voz endeble de la hojarasca.
Luna del solsticio. Luna mojada de barrio:
Sábana donde los amantes envuelven sus jadeos,
Y golpean al miedo hasta hacerlo inaudible.
Luna del tiempo devorando raíces,
Descendiendo hasta los infiernos celestiales,
Con un haz de vísceras vacías y luces cansadas.
Ha sido costumbre caer sobre la oscuridad;
Develar los ensimismamientos y asirse
Al largo silencio de las piedras. Cielo de ceniza.
Cielo de humo. Cielo donde se beben sueños
Y el odio se cruza con hábitos sacerdotales.
Luna con campanas y luz nocturna;
Para verte, los ramajes se hacen sombras
Y el mundo un lento polvo presentido...
Luna del morir abatido por la vida. Luz estricta.
Te invoco: toda la luz quema mi plumaje.
Todo el eco sedoso del badajo, lame tibios senos.
Existo. Aunque sólo el tacto sean mis ojos,
Y el desvarío lo más parecido a la realidad.
Isla Santa María, 17 de abril de 2004


André Cruchaga

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 21-04-2004
Última modificación: 00-00-0000


página personal de André Cruchaga


editar deja comentario al poema

regresar









portal de la palabra virtual
















Copyright © 2005-2007 Poeta Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2005-2007 Virtual Poet Inc. Worldwide Copyrights.


           visitas únicas