portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

TÚ Y EL TIEMPO

TÚ Y EL TIEMPO

“Bajo el caído párpado del sueño
donde guardas tus luces esenciales;”
Jorge Rojas

Sé que el tiempo a menudo se nos presenta
Como un vitral de distintas fotografías;
A menudo como una campana en la memoria.
Tiene mucho de viento y de albatros:
Desviste las distancias y abraza el horizonte.
Algo hay de ti en estas imágenes del espejo:
Todo cobra vida cuando tocas el sueño;
Cuando los ojos juegan en los labios y la tierra,
Hasta llenar nuestras pupilas.
Hasta mover las cortinas de las luciérnagas
Y caminar descalzos sobre esas lamparillas.
Tú y este tiempo excesivamente cruel:
Cada minuto se convierte en espanto;
La dureza de la realidad suele imponerse
A cualquier gozo de la carne. A cualquier motivo.
Por eso, “no te duermas mientras hablo.
La ternura se acaba en el deseo.
Luego el silencio se convierte en vacío,
Y las noches comienzan en el alba.
Te he dicho muchas veces que hay que aceptar la realidad:
Ni los sueños se viven, ni las alas se juntan,
Por eso a veces no tenemos sino una sola mano...
Los muertos crecen recordándonos y ya no vuelven a morir.
Escucha” todos los escalofríos. Su estertor.
Pese a todo, quiero seguir pensándote desnudita
Cubierta de transparencia para ver en ti el mar;
Andar sobre el suelo de las olas y la arena:
Cundir mi pecho de lámparas y ríos e inocencia.
Pese a la realidad abismal y abrupta,
Seamos, como habla el evangelio de los niños:
Un reino que le abre puertas a la fantasía,
Un reino más viejo que el mundo; por eso más joven
Y restablecido por el misterio de los puertos.
Tú y el tiempo: libro en mis ojos.
Libro con el alba de tu ombligo.
Ojos contigo andando quemaduras:
Único testamento de la vida.
Vivimos tiempos violentos y ausencias;
Fuimos desde la abierta herida,
La herida pronunciada de la noche:
Extrañas calles, rieles, y estupros.
Ahora sé que ningún amor es vano;
Cualesquiera nos da su estertor:
Y si no se ama, todo acaba en muerte.
Pero no te invadan dudas, zozobras:
La vida es sueño y realidad.
Por ejemplo, camino para verte
Y bebo en cada orgasmo la alegría;
Baño mis arterias desde el cuello,
Hasta la sílaba de las ventanas;
Luego retorno al temor de siempre:
La vida. La antesala de las calles.
Pero no me asusta todo este tiempo,
Si tu sombra se convierte en pabilo
Y me das esa luz reverberante
Del cuerpo junto con la alegría.
Isla Santa María, 25 de abril de 2004


André Cruchaga

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 25-04-2004
Última modificación: 00-00-0000


página personal de André Cruchaga


editar deja comentario al poema

regresar






















Copyright © 2021-2024 Poeta Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2021-2024 Virtual Poet Inc. Worldwide Copyrights.


           visitas únicas