portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarn nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sbana del olvido portal de la palabra virtualanaMa

Vendimia del entusiasmo

Vendimia del entusiasmo

Que se me va, que se me va!...
Juan Ramn Jimnez.



Se me va la sensacin de fro y humedad
El agua ceida a las hojas se desvanece
Y se suma en ellas la resequedad de la madera
El vuelo se ausculta
En la epidermis de la nueva estacin
En la materia ms baja: el humus
Para que los fermentos del viento
en su luz viva y tenaz
no desarraiguen el fulgor de esta estacin personal.




Slo la luz que revive en el verano
Exorcisa mis alas de transparente guarumo
Por lo dems es un atad
Que lleva los frutos del agua:
El fulgor hmedo de la materia
Hacia una latitud sofocante
De ardorosas frondas amarillas.
Oh invierno el verde desciende devorado!
La noche es un pasto de estrellas:
Estoy invitado a presenciar mi agona.




Puedo llamar al invierno de mil maneras:
Antigua piyama pjaro irisado en el aire
Organo aderezado en los manteles del cielo
Aleles encenddidos por fragantes reminiscencias:
Albahaca que pasa por mi garganta
Grafito para el alfabeto de los sapos
Levadura volcnica: fuerza de oxgeno
O, sencillamente campana agonizante
Cuando llega octubre.



Jams cambiara el trueno o la mazorca
O la espiga por el hambre
Con el verano pierdo el derecho a la vida
Y a los guantes palpitantes de la clorofila
El verano es un escudo anquilosante
El invierno dulzaina de chupamiel
Es en cambio una mano de hermosas paternas
Por donde la aurora
en su crepitante lozana
deja entrever el relmpago de la vida.




Hoy llovi por ltima vez
Fue como ir a dejar un ser querido
Al camposanto a la regin ms infinita
E inefable de los pensamientos hechos trizas
Pero as son las cosas y seres que se aman
As es la partida de esta agona inexorable
La ceniza y los vestigios de la lluvia
Y el invierno que en forma sangrante
Emerge de la memoria
Y del orgasmo desgarrado en el firmamento.





De la tierra huye, y galopa la zarza
Los sollozos desgarran la piel
Lo veo colgado en un madero
De ros imaginarios de remansos vaporosos
me cubro en su colectiva transparencia
Y lo saboreo hasta lindar con la intrepidez
De un pjaro en los mgicos aleros del aire
Yo digo en su marimba filial
Que lo he bebido en ferviente escalofro.





El invierno se ha ido
Su luz vegetal era un pjaro
Que emerga del agua
Cuando irrumpe inunda mis sentidos:
Es un violn que llora de alegra
Handel viene a mi memoria con Water Music
Y as el agua natural elemento de Herclito
Se despide de mis races
Para ir a trasegar su polen lquido
A otras latitudes que el destino manda.




Desde pequeo lo encerr en mis pupilas
Encerraba las gotas verticales que caan
En calcetines de transparente fantasa
Y en cuadernos de escabrosa caligrafa
Entre tantas hojas se colaba
Y formaba una insigne corriente
De susurrantes mariposas
De noche en el Obrajito pareca enigma
Que slo hoy la memoria
Asocia con el mpetu de la vida...



El invierno. El invierno. El invierno.
Sangre elctrica, mi sangre.
Es como si despus de un gran verano,
Una rosa abriera su fragancia
Y se multiplicara en el roco de la aurora.
Cmo decirlo? Cmo cantarlo?
Yo respondo instintivamente a su existencia
Es como la fuerza del orgasmo
Con los prpados vtreos de la esperma.



Si falta un da muero
Es un dolor golpeante en los costados
Que va dejando crteres de monotona
Soy como la planta que cae y necesita lozana:
El invierno con sus pestaas de lava:
El agua color de estao
Para llenar los cntaros del sueo
Y as emplumar con lquidos mi vaco corporal.



La palabra lo ha hecho reverencial
Se va detrs de una tormenta
De la aurora que huraa
No se deja traspasar del sol
El olor es grueso e inmenso cuando viene:
Es como la luz destellante
Y escarlata de los nacimientos
Las ventanas se van aderezando de musgo espeso
Como la configuracin del campo
Que se viste annimamente
De verde incendiario de densa clorofila.




Entre esa cabellera tumultuosa de gotas
Observo las calles solitarias
Y los ntimos barcos sobre tierra y adoquines
El aire que es casi humano
Toca mis sienes como un pjaro aturdido
Por eso nuestro coloquio
Est anidado por la alegora del sueo
Y por los musgos de la sangre




El invierno suena como aleteo de pjaros
Cada gota es un folio
De ruda parpadeante de arte sorpresivo
All fluye la luz de lo humano
La herida del espritu en su lumbre
All en el aleteo del agua
La magia de la vida reverdece
Con el soplo fosfrico de la savia.


Andr Cruchaga

Copyright Todos los derechos reservados.

Publicado el: 06-05-2004
ltima modificacin: 00-00-0000


pgina personal de Andr Cruchaga


editar deja comentario al poema

regresar






















Copyright 2021-2024 Poeta Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright 2021-2024 Virtual Poet Inc. Worldwide Copyrights.


           visitas nicas