☰ menú
//



Para tan breve vida, ¿quién le dio el ser?



Al poeta Luis de Góngora

Tan breve vida y a menudo ciega.
Largo silencio el llanto rapaz que la convida.
Falsa libertad cuando la saeta hiere las venas
Y la vida yerra sobre hojarasca de tierra.
De soledades se nutre uno. A menudo de horizontes
Náufragos: las arenas movedizas del tiempo
Borran los caminos y desatan nieblas.
De soledades la prisión abraza,
Aunque en el mapa desplegado de la mente,
Suene esa campana muda del anhelo.
De soledades se hizo el mar con las gaviotas;
El torrente de la vena cristalina,
Los vasos donde se bebe confiado
El hilo grueso de la lluvia.
Con el silencio se hicieron las grandes ciudades;
Los durmientes de las luciérnagas,
La armonía de los jinetes cabalgando en el viento
Y la gangrena muda de la lengua.
Con las soledades los zapatos callan
Y el claustro del pecho bota sus plumas
Al vacío donde los espíritus llagan andrajos de ventanas.


André Cruchaga

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 05-06-2005
Última modificación: 00-00-0000


página personal de André Cruchaga


editar deja comentario al poema

regresar




POETA VIRTUAL no persigue ningún fin de lucro. Su objetivo es exclusivamente de carácter cultural y educativo, mediante la difusión de la poesía. Los poemas y cuentos presentados en este portal son propiedad de sus autores o titulares de los mismos.


Copyright © 2017-2022 Poeta Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2017-2022 Virtual Poet Inc. Worldwide Copyrights.