portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

Con usted a las orillas del Duero



Al poeta Antonio Machado


Rostro iluminado por las soledades
De la tarde y la inquietud de los espejos;
Al fondo de los sueños, hinchado de luz,
Vaga en la vereda sigilosa del camino;
Los días pasan polvorientos por el aliento.
También los ataúdes y los sepultureros.
No sé qué hace a orillas del Duero, pregunto;
Me lo imagino: oír las campanas del agua,
Soñar los caminos del día y los ojos del estío.
Cuerpo a solas dibujando astros en las manos,
Pupila del sol sobre hierbas rojas:
Luz en las cuerdas de la garganta. Sonido al fondo
Del viento. Soledades y galerías en los lienzos de la sangre.
Viento solo de un cuerpo herido abriéndose al azogue
De las ventanas, a la sombra ciega de las moscas.
Los ojos cuelgan como un salmo en la pared;
La alfombra de la conciencia atraviesa máscaras:
La soledad habla, habita nombres inexistentes;
Quema el puñal la diadema de los deseos:
El sueño ciego del mar de Manrique. Su sombra.
Su noche. Sus cristales donde un nace solo,
Y Dios, apenas lo atisba a uno con el incienso de las parábolas.
¡Qué destino!
Caminar en la memoria del sueño, evocando sueños
De ese patio del pájaro, hoy vidrio;
De ese relámpago, hoy sed y asombro y piedra…

Lento tren silbando a las hojas del otoño…


André Cruchaga

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 06-06-2005
Última modificación: 00-00-0000


página personal de André Cruchaga


editar deja comentario al poema ver mensajes ver comentarios al poema

regresar









portal de la palabra virtual