portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

“¡Qué difícil lograrte, fácil palabra!”



Al poeta Hugo Lindo

Alguna vez el reloj animoso de las palabras
Dio paso a la voz de este pequeño siempre
Campanario de río, albatro con luna en el mar.
Mar de desmesura fluye en la bruma caliente de las ausencias:
Fondo de hondos vientos, verde reloj en el alba
Tejiendo el fuego de la epifanía, al igual
Que el señor de Lepanto: cauce de la lengua:
Piedra bañada por la luz de los madrecacaos,
Casa de aquí sin envejecer como el fuego,
Boca atisbando la herida del sueño, rostro ardido
Por esa sed de los helechos y las venas abiertas de la ola.
Hoy es hoy a pesar de que el tiempo viaja delgado,
Por el rostro de las enredaderas
Y la brasa reptante de los símbolos.
Las olas del abismo cobijan con su sombra;
Los peces de la luz bracean en lo oscuro:
Infinita agonía de los relojes cuando hacen gotear el pulso,
Y la semilla herida del horizonte clava su dolo en las pupilas.
A pesar de los pálidos encajes donde la noche se arrodilla,
A pesar del hedor con el cual nos envuelve el destino,
A pesar del aullido cuando el ixcanal se nos clava,
A pesar del grito que nos espía en la ceniza,
El viento hace saltar un collar de pájaros en los ojos.
A pesar del abismo entre la mesa de escribir y el suelo,
Los sueños se hacen en el bar del silencio.
A pesar de las pesadillas caídas en los labios,
El hombre se salva: tiene la saliva de la sed
Y el sueño aderezado bajo la luz…


André Cruchaga

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 06-06-2005
Última modificación: 00-00-0000


página personal de André Cruchaga


editar deja comentario al poema ver mensajes ver comentarios al poema

regresar









portal de la palabra virtual