portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

VOLAR, VOLAR

Sucio y andrajoso, con la ropa hecha jirones,
la barba crecida y los cabellos desaliñados,
hasta el altar llegó, antes de iniciar los sermones,
frente a la mirada de los fieles, muy extrañados.

Tambaleante, en evidente estado de embriaguez,
el sujeto se quedó allí, observando al sacerdote,
tratando de mantenerse lo mejor posible de pie,
mientras el Templo se llenaba de sus malos olores.

Quizás el borrachito congraciarse con Dios quería,
mas por las condiciones en las que se encontraba,
no recordó oración alguna. ¡Quién sabe qué sentiría!
El ceño fruncía y el sopor del alcohol lo turbaba.

Retrocedió y a unos pasos, halló dónde sentarse.
La Misa seguía, él a Morfeo totalmente se entregó.
Soñó que a un sacerdote acudía para confesarse.


Raff

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 10-07-2005
Última modificación: 01-11-2016



editar deja comentario al poema ver mensajes ver comentarios al poema

regresar









portal de la palabra virtual