portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

SUSPIRO

Cual frágil libélula extraviada en noche veraniega,
rasgando el firmamento con tu inesperado vuelo,
rompiste la armonía de una velada tierna y palaciega,
sin existir siquiera un adiós o un hasta luego.

En tu loca partida, arrancaste varios luceros,
despertaron de su pesada somnolencia las flores
y dividiste las tranquilas aguas de un mar sereno;
sobre el rumbo que tomaste, sólo tú lo conoces.

De tus labios suculentos, rojos y muy jugosos,
no brotó palabra alguna, sólo un delicado suspiro.
Partiste así, en silencio, con tus cálidos ojos,
que ni siquiera se posarán sobre este escrito.

Envuelta en el ambiente, vaporosamente vas tú,
vestida con los ropajes y collares de la luna.
¿Para qué los querría ella, tan llena de luz?
¿Para qué los quieres tú, tan llena de espuma?

Cual frágil libélula extraviada en noche veraniega,
rompiste la armonía de una velada con tu vuelo,
rasgando el firmamento, dejando una velada palaciega,
sin existir siquiera un adiós, un hasta luego.

Un delicado suspiro brotó de tus labios rojos,
de su pesada somnolencia despertaron las flores.
Partiste así, en silencio, con tus cálidos ojos
y dividiste las tranquilas aguas de un mar sereno.

Envuelta en el ambiente, vaporosamente vas tú,
pero tus ojos no se habrán de posar en mi escrito.
Sigue, pues, disfrutando de la eternidad azul.
No importan ya las palabras, sólo un leve suspiro.


Raff

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 29-09-2005
Última modificación: 01-11-2016



editar deja comentario al poema ver mensajes ver comentarios al poema

regresar









portal de la palabra virtual