portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

UNO MENOS

Soy joven y he pasado por la más horrible de las experiencias.
Ahora, miro hacia atrás y recuerdo los consejos de mis padres,
de familiares y amigos a quienes yo nunca tuve paciencia,
ahora entiendo que tenían razón, aunque ya es un poco tarde.

Me da un poco de pena contar estas cosas, pero es necesario.
A los jóvenes, se nos hace todo muy fácil, nadie tiene la razón.
Mi vida cambió y en estas letras, algo así como un confesionario,
deseo plasmar una reflexión útil a la mente y al mismo corazón.

Me entregué a las drogas y aún no sé ni el motivo ni el por qué.
Todos me querían en casa, nada me faltaba, pero algo no funcionó.
Dos años víví en ese infierno y hubiese acabado en la morgue,
pero Dios me ha dado otra oportunidad y de la muerte me arrancó.

Muchas veces fui advertido de los peligros que cerca rondaban,
mas nunca hice caso, porque sólo yo sabría dirigir todos mis pasos.
Así fue como conocí a chavos y chavas, todos ellos ya se drogaban.
Me dijeron ser mis amigos y con falsedad, estrecharon mi mano.

Desde que me hice adicto, mi personalidad y conducta cambiaron;
rehusaba convivir con mis padres y hermanos, poco les hablaba,
me sentía raro entre ellos, hambre no tenía y estaba alterado,
dejé los estudios y me volví muy rebelde con todos y por nada.

Me enfrenté a mis padres y a mis hermanos, ellos no me entendían.
En esos momentos, todo lo que deseaba era ir de fiesta en fiesta.
Dos años de mi vida perdí, argumentando que no me comprendían.
Si tú eres joven o adolescente, ojalá que esto bien lo entiendas.

Por más triste o deseperado que te pudieras ahora encontrar,
las drogas no te ayudarán a resolver tus problemas, ¡es la verdad!
Todos tenemos una historia buena o mala que platicar o contar,
pero es preciso que estos consejos sepas tomarlos con seriedad.

Hoy, he vuelto con los míos, con mi familia, luego de andar extraviado,
abandonado a mi suerte por quienes se decían mis fieles amigos.
Estoy vivo porque Dios existe, ahora lo sé, por un gran milagro,
pues busqué la muerte, llegó y casi me lleva por siempre consigo.

Soy joven y he pasado por la más horrible de las experiencias.
No te dejes llevar tú por el espejismo de las falsas sensaciones.
Ojalá que estas palabras tú las medites, analices y comprednas.
Vive la vida ocupado, no te sumes a las cifras de las adicciones.


Raff

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 01-12-2005
Última modificación: 01-11-2016



editar deja comentario al poema ver mensajes ver comentarios al poema

regresar









portal de la palabra virtual