portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarn nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sbana del olvido portal de la palabra virtualanaMa

Vivencias de un dia ms

Hace un tiempo que me atrevi a contemplar mi soledad desde lo alto, y no me asusta, aprendi a valorar sus distintas tonalidades y dusfrutar de todos los colores.

Aprend a caminar en esa soledad entre el atardecer y el ocaso, en claridad o penumbra, donde quiera que vaya, se que cuento conmigo misma.

Busco entre las nieblas el por qu de tantas cosas.... en qu raiz estar la culpa si es que la hay, o en cual la solucin si es que debo encontrarla....

Me adentro en esa espesura, sin demasiadas esperanzas, pero aun as corro para no perder mi suerte, por si hubiera hallado el camino verdadero.

Espero pacificamente a quienes pasaron por mi vida y se fueron sin despedirse por si volvieran con la misma sonrisa que les he conocido, sin disfraces, con su verdadero nombre.

Y mientras reparan la nave, mientras la contemplo reflexiono y me pregunto: No se habr averiado, para darme la oportunidad de caminar en solitud y saborear la paz que recibe cuerpo y alma al contacto con la naturaleza, aire, mar y tierra?

Para que aprecie los colores ocres del otoo, y grabe en mi retina su luz para siempre.

Sepa situarme en el lugar adecuado si el mar est enbravecido, y no esperar demasiado, por si tengo que volver con la cesta vacia y la caa rota, si me he atrevido a salir de pesca con ventisca y lluvia.

Esperar las tardes doradas con esperanza, tienen que volver, el sol sale cada dia y se esconde para volver a salir de nuevo, entre barcas y diques mantendr mi alma a flote.

S que un dia regresaran esos marinos, que zarparon hacia otros puertos, y apenas tuvieron tiempo de conversar conmigo, solo me vieron unos instantes mientras entraban, se acomodaban, y sus aspiraciones cambiaron, decidieron buscar nuevos rumbos, sin percatarse de que era lo mejor que tenia, lo que em ese momento les ofrecia.

Qued sorprendida mi alma de nia, desconcertada, sola, pero sabiendo que alguien de mi cuidaria, no podia ser que en este mundo todo contra mi se rebelara, dejandome abandonada,
siempre supe que mi nio interior me protega.

Crec con todo ello, volvi despues de muchos dias a mis labios la sonrisa, brill de nuevo en mis ojos la alegra, alce mis brazos al viento, y libere mis pjaros del alma, les permit volar, surcar espacios como siempre sabi que hara.

Brill para mi el sol, percibi sus rayos, su calor, y en aguas tranquilas me mecia, mas no olvido aquellos que carecen de lo mas esencial de la vida, un trozo de pan, agua y ropa limpia, afecto,
y que en su cara se borre el sufrimiento y aparezca a ser posible una leve sonrisa.

Ahora navego en solitario y libertad, no importa si voy a la deriva, un dia u otro volvere a puerto, y alli siempre hay alguien que espera, nios jugando, ancianos con la vista perdida, mirando el mar, recordando partes de sus vidas.

Y a mi regreso de tanto navegar perdida, me tomare sorbo a sorbo la vida, disfrutare de cada puesta de sol, con la mirada en el horizonte, con los pensamientos en gente conocida, con el alma hecha pedazos de tantas heridas, con la espranza en el corazn de que el sol me siga iluminando, y el amor dando sentido a mis dias.

Este es mi dia de hoy, despues de haber leido a algun amigo, ver como cambian y me van siguendo de cerca, otros me saludan casi a escondidas. Da pena tanta cobarda...
La verdad no los entiendo, pero mi amor es demasiado grande como para no compartir aunque solo se asi, mis penas y alegras.


gaviota frgil

Copyright Todos los derechos reservados.

Publicado el: 03-12-2005
ltima modificacin: 08-01-2012


pgina personal de gaviota frgil


editar deja comentario al poema ver mensajes ver comentarios al poema

regresar






















Copyright 2021-2024 Poeta Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright 2021-2024 Virtual Poet Inc. Worldwide Copyrights.


           visitas nicas