portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

CUIDADITO

De la dama, sus transpirados admiradores,
con métodos poco ortodoxos, pedían favores a canjear,
momentos de placidez desencajados, sin rubores,
sin legión de ángeles cuidadosos en el rezar.

Ella, como un pecado mortal de malos presagios,
hábil y profesional en calumniar y difamar,
de perfumes extravagantes y caros, de rojos labios,
juró no olvidar los desafíos, vengarse y matar.

¿Es que acaso tú no lees los periódicos?
En el lugar menos pensado y en silencio,
con una navaja la dama se volvió un mito:
los mató uno a uno, despacio, muy lento.

Drásticas y contundentes críticas la mujer recibió.
La policía husmeó muy insistente su paradero,
preguntando aquí y allá, pero nadie nada vio,
predominando el misterio y un desconcierto entero.

Todos ignoran de la dama sus raros conocimientos
y hay quien teme hallarla de repente en la ciudad.
Quizás fue espejismo de un puñado o de cientos,
pero ya más de uno, no se deja ahora de cuidar.


Raff

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 16-12-2006
Última modificación: 01-11-2016



editar deja comentario al poema ver mensajes ver comentarios al poema

regresar









portal de la palabra virtual