portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

Romance del soñador

Una tarde en la laguna
te vi vestida de encajes,
tu sombra era de magia
tus ojos eran de luna.
Se te abrieron como ojivas
los labios rojos de grana
y los sentí tan tranquilos
como a un edén sin mañana.

El sol crispaba sus luces
en esa tarde serena,
las hojas con sus matices
daban color a tu pena.
Tomé tu mano enguantada
que guardaban cinco lirios
y besé de uno en uno
aquellos dedos dormidos.

Luego, sentados tan juntos
como sombras enlutadas,
hicimos de aquella tarde
el festín de mis delirios.
Tú, me diste con tus labios
las alondras perfumadas,
yo te di con los míos
el risco de una montaña.

Así pasamos tan cerca
viendo al sol dorar los montes,
a las garzas volanderas
cubrir de blanco las dunas.
De tal manera pudimos
con tu realeza de gualda
apagar los fuegos fatuos
de un corazón tan sublime.




Julio Serrano Castillejos

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 04-03-2007
Última modificación: 05-03-2007


página personal de Julio Serrano Castillejos


editar deja comentario al poema ver mensajes ver comentarios al poema

regresar









portal de la palabra virtual