portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

Pequeña historia de un infeliz

Discreto cual fantasma gris
que se desplaza en la noche
de un espacio que conoce
pues lleva su cicatriz,
caminando el infeliz
dueño de aquella parada
donde la suerte estafada
hipoteco su ilusión,
va pidiéndole perdón
a la que fuera su amada

Amada reconocida
por la feroz coincidencia
de algunas muertas conciencias
que provocando estampida
marcaron huella en la huida
y sin dar explicación
dejaron la comezón
de varias dudas sembradas
algunas aquilatadas
por una buena razón

Razón que no por ser buena
debiera ser aceptada
pues no intento ser su amada
santa ni grácil doncella
ni mucho menos estrella
a la cual tomar de ejemplo
solo pretendió el aliento
de nuestro “pobre infeliz”
al que ella haría “el feliz”
guarda de sus sentimientos

Pero los dos no contaban
con que el decir de las gentes
infectaría las mentes
de aquellos que los rodeaban
y lo que ellos esperaban
sería su oportunidad
de poder vivir en paz
tornó de pronto en batalla
donde el humo de metralla
se convirtió en mandamás

Esta es la historia del hombre
que quedo solo en la esquina
con la mirada perdida
y una vaga pesadumbre
que como incierta costumbre
se le ha anidado a sus huesos
cegándolo a los reflejos
de un sol que triste murió
y una luna que perdió
su fe por darle consejos

Pudieron más los temores
ostentosos de estructuras
que aquella tierna hermosura
casi como de las flores
que ofrecían los amores
de su amada que sin ser
blanca ni dócil mujer
deseaba ser redimida
y aún sabiéndose vencida
le regaló su querer


Mirta I. Pérez

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 11-03-2007
Última modificación: 11-03-2007


página personal de Mirta I. Pérez


editar deja comentario al poema ver mensajes ver comentarios al poema

regresar









portal de la palabra virtual