portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

Flecha encendida



Flecha encendida no eres
ni tampoco eres de lino
ni pena ni castañuela
y mucho menos un cirio.
Eres mi sangre, mi luna,
eres sol tal vez perdido,
por eso te busco siempre
con este amor aprendido.

Eres como calle buena,
delgada como un papiro
y cuando miras de frente
hasta pierdo el equilibrio.
Ayer te besé en el rostro
y me quedé tan tranquilo,
hoy si toco tus manos
me quiebro como un suspiro.

Tus bucles eran de nácar,
resonaban con aliño
y hoy que siento tus besos
me escucho como un quejido.
Estoy de amor que me muero,
por tus ojos tan dormidos
y verte de lejos en sueños,
es para mí un martirio.

Tu amor me huele a esperanza
a vino tinto muy fino,
a huerto con girasoles
y a mar ardiente y salino.
Cuando estoy entre tus brazos
me porto como un chiquillo
y traigo prendido entonces
tu corazón en el cinto.


Julio Serrano Castillejos

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 04-11-2007
Última modificación: 05-11-2007


página personal de Julio Serrano Castillejos


editar deja comentario al poema ver mensajes ver comentarios al poema

regresar









portal de la palabra virtual