portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

EL TORERO Y LA GITANA

El gentío que hay en la plaza
se encuentra a la espectativa
al ver en la comitiva
al torero Paulino Maza.

Busca el torero sin tropiezos
a la gitana Dolores,
aquella que mil sabores
le daba con sus besos.

La cuadrilla detuvo el paseillo
y el torero al fín vió a su gitana,
ella le mostró el anillo
y él... su mirada galana.

El mataor, con garbo se quitó
el sombrero que cubría sus sienes
y en profundo silencio pronunció:
Gitanilla... aquí me tienes.

Hacia atrás lanzó el sombrero
y el soberano sorprendío
observó con desespero
que el sombrero caía invertío.

¡Mal presagio!... se dijeron
los que entienden de estos casos,
hay toreros que murieron
de varios empitonazos.

Y Paulino el de Sevilla,
ofreció a su gitana
la faena, maravilla
de tradición sevillana.

Sale al ruedo un burel muy bien parao,
muy alegre y brincador,
y en el coso... el público entusiasmao
dá su aplauso atronador.

"Diablo", lleva por nombre
el cornúpeta rival,
¡Mal presagio...! para el hombre
esta es la segunda señal.

Toro y torero se miran
en el centro de la plaza,
en silencio dos seres suspiran:
el "Diablo"... y Paulino Maza.

El torero al toro invita
sacudiendo su capote
y el "Diablo" acude a la cita
con desgano y leve trote.

¡Mal presagio...! comentaron
mil personas en el coso
y en el torero notaron
su destino doloroso.

Paulino montó un corcel
muy cerca del burladero
para rejonear al burel
que se tornó culebrero.

LLegado el primer aviso
en las notas de una corneta
cada ¡olée! era un hechizo,
cada aplauso... alegría completa.

"Abanicos", "chicuelinas",
"media vuelta" y "de rodillas",
"desplantes", "manoletinas",
¡Paulino hacía maravillas!

LLegado el momento de suerte,
y con dos banderillas en mano
a Paulino llegó la muerte
luciendo un valor sobrehumano.

"Diablo" el corniveleto
brincador y frontizo
empitonó a Paulino completo
y en el aire lo deshizo.

Antes de caer al suelo
Paulino buscó a su gitana
y le dijo que allá en el cielo
continuaría su fiesta hispana.

El silencio se hizo en la plaza
para rendir un homenaje taurino
al mataor apellidado Maza
y cuyo nombre era Paulino.

La gitana besando el anillo
lloraba a solas su desconsuelo
porque su Paulino mostrando brillo
toreará desde ahora en el cielo.
- - - - - - - - -
Maracaibo,11/05/05


Mariano Bequer

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 02-09-2008
Última modificación: 00-00-0000


página personal de Mariano Bequer


editar deja comentario al poema ver mensajes ver comentarios al poema

regresar









portal de la palabra virtual