portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual
portal de la palabra virtual portal de la palabra virtualno descansarán nuestros versos portal de la palabra virtualbajo la inerte sábana del olvido portal de la palabra virtualanaMía

Te estás muriendo... y no te mueres.


Blanca, te estás muriendo y no te mueres
porque tal vez te falte un crucifijo,
te aferras a tus hijos
en la penumbra opaca de los tiempos.

Te aflige la vida y sus cuestiones
de ver a la familia desgranada,
te vas hacia la nada.
nos dejas de recuerdo tu martirio.

Y cuánta soledad en tu penuria
no obstante estar rodeada de tu gente,
te beso dulcemente
y pido a Dios te llene de su gracia.

Hoy se te va la vida quedamente,
como santa que vierte sus dolores
de dulce sacrificio
y nos deja el blasón de sus amores.

Jamás te olvidaré mientras yo viva,
pues eres el ejemplo de mis días.
Mi vida trashumante
será siempre tu lámpara votiva.

Cuando llegues al Cielo y sus encantos
con esa inconfundible aristocracia
de dama de virtudes,
festinarán los santos su alegría.

Blanca, Blanca querida y agraciada,
desde hoy te estás muriendo y no te mueres,
ni emites un quejido
porque sabes que el mundo es tu delirio.

Nos dejas tus ejemplos teologales,
tu fe, tu caridad y tu esperanza
y la mina insondable
de un lindo corazón y tu templanza.



Julio Serrano Castillejos

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 29-09-2010
Última modificación: 00-00-0000


página personal de Julio Serrano Castillejos


editar deja comentario al poema ver mensajes ver comentarios al poema

regresar









portal de la palabra virtual